El director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, informó que del total de trabajadores que se dieron de baja en el mes de marzo y en la primera semana de abril, hay 138,000 trabajadores que quedarán sin seguridad social en las próximas siete semanas.

Del total de trabajadores que perdieron su empleo, 346,878, el 62% no contaban con el número de semanas de cotización necesarias para, después de perder el empleo, tener acceso a la atención médica ocho semanas después de su baja en el IMSS.

“Es decir, un trabajador a la hora que es separado empiezan a contar ocho semanas y al cumplimiento de esas ocho semanas ya no tiene acceso a los servicios médicos del Seguro Social; pero un dato todavía más preocupante es que el 62%, es decir, 216,000 trabajadores que ya fueron separados como no tenían ocho semanas previas en su trabajo, la famosa cotización, la ley establece que ellos ya no tienen acceso a servicios de salud por parte del Seguro Social. Desde luego que los tienen en otras instituciones públicas, pero no en el Seguro”, detalló el director del IMSS.

En ese sentido, expuso, “hoy más que nunca, no se puede ver las cuotas del Seguro Social en una contabilidad, son cuotas que implican derechos, y son cuotas que implican derechos a la salud, y son derechos a la salud que pueden significar la vida o la muerte”.