El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) informó que en dos mercados relevantes de radio, el cambio de dueño de frecuencias rebasó los umbrales de criterio técnico establecidos por el regulador, además de que se crearon barreras de entrada para nuevos agentes económicos y no hubo posibilidad de que otros competidores pudieran ejercer presión competitiva.

Esta determinación de la Autoridad Investigadora del IFT se originó a partir de una investigación iniciada en agosto de 2016, concluida en marzo de 2019 y radicada en el expediente Al/I0-001-2016.

La Autoridad Investigadora llegó a este resultado, luego de indagar una cesión de obligaciones y derechos de trece frecuencias de radio AM/FM que se aprobó el 12 de agosto de 2015, en un primer paquete de diez señales, y el 14 de octubre del mismo año, en otro paquete de tres frecuencias de espectro.

La Autoridad Investigadora resolvió que en cinco de las poblaciones el radiodifusor adquiriente de las frecuencias era nuevo actor del sector en esas localidades, por lo que no se notaron modificaciones a la estructura de todo el mercado, en tanto, que en otros mercados relevantes no se han hallado todavía más elementos que demuestren un rebase del 35% de participación de todo el negocio por un mismo actor.

 

Pero la Autoridad Investigadora sí ha hallado elementos que sustentan una probable responsabilidad de los agentes económicos involucrados por dos concentraciones ilícitas -que por razones de confidencialidad del proceso se desconoce todavía la identidad de esas poblaciones, así como la de los actores involucrados-.

De esta manera, existen elementos que demuestran que los involucrados tienen la mayor participación de mercado de radio en cuestión, que los índices de concentración rebasan los umbrales establecidos por el IFT en sus criterios técnicos y que existen barreras a la entrada, además, tampoco existen competidores con capacidad de ejercer presión competitiva.

De acuerdo con el detalle de la Autoridad Investigadora, el 12 de agosto y el 14 de octubre de 2015 los agentes económicos que hacen parte de su investigación solicitaron al Instituto Federal de Telecomunicaciones la cesión de derechos de trece frecuencias de espectro. En total, los agentes económicos habían solicitado la cesión de obligaciones y derechos de 16 títulos de concesión, según documentos públicos del regulador.

El 1 de marzo de 2016, ya con el visto bueno de la mayoría de comisionados del IFT, las partes notificaron a la Unidad de Competencia Económica del regulador la cesión de las frecuencias de radio de uno a otro radiodifusor, pero la acción se tuvo por no notificada ante la UCE debido a que ninguna de las partes presentó toda la documentación necesaria para inscribir en definitiva la información de esas trece concentraciones.

Este hecho hizo sospechar a la Autoridad Investigadora y entonces hizo público el 22 de agosto de 2016 en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el arranque de sus investigaciones para esclarecer esta historia que todavía no termina.