Una empresa de origen chino está interesada en participar en la actualización de la Red Nacional de Radiocomunicación (RNC). El corporativo Hytera, de Shenzhen, la zona de desarrollo tecnológico en el gigante asiático y que ha sido una de las empresas inhabilitadas para comercializar sus productos con agencias gubernamentales de Estados Unidos, quiere ser uno de los proveedores de la red que usan los cuerpos policiales y de rescate en México.

El director general de Hytera en México, Oscar Fernández, dijo en entrevista que la compañía quiere ser una de las que aporte algunos de los componentes de la red, en particular, terminales y sistemas de radiocomunicación.

“Tenemos muchos años de experiencia en el sector y de ahí también nuestro interés en tener una oportunidad en la Red Nacional de Comunicación”, dijo Fernández.

La Red Nacional de Radiocomunicación es la red por la que viajan seguras las comunicaciones de la Guardia Nacional (antes Policía Federal) y de los cuerpos de rescate a nivel federal. Desde su creación, el despliegue y mantenimiento de la RNC fue encomendada a la empresa francesa Airbus, que en 2013 anunció para el 2020 el fin del soporte a su tecnología Tetrapol TDM, sobre la cual funciona la red mexicana, por lo que ésta debería actualizarse a la tecnología IP.

 

La propuesta de Hytera, que ya le ha planteado al Estado mexicano, es el remplazo completo de la red. “Aquí hubo la decisión de contratar a una empresa, que para aquel entonces tenía una tecnología moderna, pero que era propietaria, por lo que no podía integrarse con la tecnología de otras compañías”, dijo. Aceptó que la red se ha desplegado con éxito pero aseguró que ya es obsoleta, ya que, explicó, el periodo de vida de una red de radiocomunicaciones no es mayor a 10 años, sobre todo en el sector de la seguridad pública.

“Un sistema que tiene 20 años ya está amortizado, ya no es un activo del gobierno. La estrategia de Airbus, que es el actual propietario de la tecnología, es que ellos no entienden por qué no únicamente hay una migración a una tecnología similar sólo que más moderna. La respuesta es que sería un derroche para el Estado, porque el valor de una red de 20 años es cero, lo único que tiene valor son los sitios de todo el país en los que despliega la infraestructura y el espectro radioeléctrico, es decir las frecuencias que tiene para uso de la red de seguridad pública”, dijo.

Afirmó que la red ha sido canibalizada y puso el ejemplo del estado de Chiapas, que le pidió realizar una auditoría a un grupo de fabricantes entre los que se encontraba Hytera, en la que encontraron que de los 49 repetidores de señal que supuestamente existían en la documentación oficial, solo ocho estaban en operación.

Dijo que para las autoridades mexicanas, la decisión de actualizar la red nacional es difícil de tomar, debido a que supone una fuerte inversión. Aseguró que el caso de la Red Nacional de Comunicación de México es uno particular en América Latina, ya que si bien, en la mayoría de los países, Motorola domina el mercado, hay otras empresas que también tienen participación; mientras que en el caso mexicano, Airbus mantiene lo que llamo “un monopolio” de las radiocomunicaciones de seguridad publica desde hace 20 años.

Hytera es un conglomerado de las radiocomunicaciones que ha adquirido a varias compañías en distintas regiones del mundo. El grupo canadiense Norsat - Sinclair, que compró en 2017 por 69 millones de dólares, lo mismo que el británico Sepura, el cual había adquirido a la española Teltronic, que ya tenía 10 años operando en México, por lo que es vista como fuente de experiencia dentro de este mercado.

 

El Metro de la Ciudad de México, el Tren Ligero, el Tren Suburbano, lo mismo que la Policía de la Ciudad de México, el Metrorrey y el de Guadalajara usan los sistemas de radiocomunicaciones de Hytera, lo mismo que la Red Nacional de China, de Malasia e Indonesia.

La comañía china tiene presencia en Argentina, Brasil, Chile, Perú, Colombia, Venezuela, República Dominicana y pese a los problemas que le ha traído la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el directivo afirmó que la empresa sigue ganando terreno en el país norteamericano.

De acuerdo con Fernández, aunque la empresa tiene casi 30 años de experiencia en el mercado chino, no fue hasta hace 10 años, cuando inició una tendencia de crecimiento exponencial, que comenzó a expandirse a otros países, sobre todo en África y en América Latina, con lo que han alcanzado a contar con una plantilla de hasta 20,000 trabajadores y una facturación anual de 10,000 millones de dólares.

[email protected]