En medio de los desafíos al sector de consumo traídos por la pandemia del Covid-19, el mercado de bebidas alcohólicas y, en particular el segmento de bebidas premezcladas –con un volumen de unos dos millones de hectolitros al año– no pierde atractivo, afirma Heineken México.

La empresa apuesta al fortalecimiento de su portafolio –en el que incursionó el año pasado con su marca Canijilla (bebida a base de malta)– con el lanzamiento de Pura Piraña, mezcla de agua mineral carbonatada con sabor a frutas y 4.5% de alcohol.

Previo a la irrupción de la pandemia, la consultora Euromonitor pronosticaba que el valor de este segmento en México alcanzaría casi 650 millones de dólares en el 2022, mientras que en el 2017 ascendió a 505 millones, 54% más que en el 2012.

La bebida será producida en la planta de Heineken en Guadalajara, teniendo como enfoque el mercado nacional y sin planes en lo inmediato para la exportación, comentó Darío Tarulla, Vicepresidente de Marketing en Heineken en México.

empresas@eleconomista.mx