Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, defendió la consulta sobre la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) durante un diálogo con la periodista Denise Maerker organizado este viernes por Grupo Televisa. López Obrador aseguró que el proyecto “arrancó mal” y que se buscará “la opción menos mala”.

“Con el aeropuerto está en juego la autoridad del Estado. Que no se desgaste su autoridad. Tomar una decisión así, sin consultar, debilita al presidente. Lo mejor es consultar al pueblo”, dijo López Obrador, quien asumirá el mandato a partir del 1 de diciembre. “Se va a buscar la opción menos mala. El proyecto arrancó mal”, dijo López Obrador, quien estuvo acompañado de la plana mayor de su equipo de trabajo: Olga Sánchez Cordero, Carlos Urzúa y Marcelo Ebrard Casaubón, propuestos como secretarios de Gobernación, Hacienda y Relaciones Exteriores, respectivamente. También lo acompañó Claudia Sheinbaum, gobernadora electa de la Ciudad de México.

López Obrador y su equipo de transición llevan a cabo una consulta ciudadana para elegir entre dos opciones para la construcción de la nueva terminal área en la Ciudad de México. La primera opción es Texcoco, donde ya se desarrolla el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, y Santa Lucía, una base militar que López Obrador pretende ampliar y destinar a operaciones aéreas comerciales.

Da clic sobre la imagen para ver la encuesta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México. 

“Hay un menosprecio por los ciudadanos. La economía es asunto de todos. El pueblo tiene un instinto certero. Sabe lo que conviene. Para medir la opinión del pueblo, se debe actuar con autoridad moral. Meterse a hacer una consulta amañada sería una traición. Puedes votar 15 veces, pero no hay trampa. Porque nunca hacemos trampa. No tenemos hábitos democráticos en México. Para no equivocarnos, lo mejor es que los ciudadanos decidan”, dijo López Obrador, invitado a la comida de Grupo Televisa, la mayor corporación de medios audiovisuales del país.

Reiteró que se respetarán los contratos ya firmados para la construcción del NAIM. “Si gana Texcoco, no va a haber problema. Al contrario, lo fortalecemos. Las empresas se han portado bien. Han sabido comportarse. Los inversionistas tampoco tienen problema”, dijo. “Necesitamos la inversión privada nacional y la extranjera. No podemos crecer al 4% sin esa inversión. En la transición hemos cosas muy buenas”. 

Sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aseguró que hubo participación de su equipo de trabajo en las discusiones que encabezó Ildefonso Guajardo, secretario de Economía del Gobierno de Enrique Peña Nieto. “Se logró lo del TLC. La conducción de la negociación la llevo el Gobierno actual, nos invitaron a participar. No fuimos testigos de piedra. Hubo un momento en el que la negociación se atoro. El presidente Trump ayudó. Dijo que se hiciera lo que nosotros queríamos. Era lo energético”.

Sobre el periodo de transición, celebró la posición del presidente Enrique Peña Nieto. “El periodo de transición ha sido algo nunca visto. Hemos estado compartiendo decisiones con el presidente Peña. Me consta que no se metió en las elecciones. En el periodo de transición hemos llevado una muy buena relación”, dijo.