El gigante minero Grupo México dijo este martes que no espera un impacto en las operaciones derivado de la clausura parcial de la Terminal Marítima de Guaymas tras un reciente derrame de ácido sulfúrico en aguas del Golfo de California.

La procuraduría de protección al ambiente del país ordenó el fin de semana detener temporalmente parte de las actividades de la unidad como medida de seguridad por no contar con autorización de impacto ambiental.

 

"No esperamos impacto en las operaciones debido a que esta terminal tiene programado el próximo embarque hasta finales de agosto", afirmó en un comunicado la compañía, con negocios también en los sectores ferroviario y de infraestructura.

Las acciones de Grupo México, que ha descartado daños significativos al ambiente por el incidente, ganaban el martes más de un 1% en la bolsa local después de hundirse la semana pasada hasta su menor nivel en más de seis meses.