Al realizar la primera asamblea nacional, el presidente de la Confederación internacional de Trabajadores (CIT), Napoleón Gómez Urrutia, dio a conocer que la Secretaría de Trabajo y Previsión Social otorgó la toma de nota a esta nueva organización, la cual, aseguró, vendrá a reordenar el sector laboral y contribuirá para llevar a la clase obrera a un campo de mayor justicia y libertad.

Señaló que los cambios a la reforma laboral quizá no sean suficientes, ya que consideró que faltan aspectos como el de la subcontratación y modificar la política de los recuentos por la titularidad de los contratos colectivos, aunque reconoció que quizá no alcance el tiempo en este primer análisis y debate, por lo que promoverá que se aborden en un periodo extraordinario o el ordinario que inicia el 1 de septiembre.

“Hay otros temas en la reforma que no se tocan, entre ellos el de la subcontratación que a muchos lastima y preocupa. Otro aspecto que se va a tener que modificar es la política de los recuentos, que es totalmente en contra de los trabajadores por el manejo, arbitrariedad y corrupción de las juntas locales de Conciliación y Arbitraje, que permiten la intervención de las empresas”, manifestó.

“Vamos a lograr muchos cambios, quizá no sean suficientes, pero debemos seguir luchando para consolidar la transformación”, subrayó en el auditorio Napoleón Gómez Sada.

Ante 10,000 representantes sindicales que integran la CIT y de Workers Uniting, el sindicato global conformado por los United Steelworkers en Estados Unidos y Canadá, así como de Unite the Union en el Reino Unido e Irlanda, entre otros, el también dirigente minero dijo que no obstante que la aplicación en pleno de la reforma está prevista en un plazo de cuatro años, la clase trabajadora no va a esperar tanto tiempo en busca de justicia y en la defensa de sus derechos.

Gómez Urrutia refrendó el llamado a las organizaciones sindicales y empresarios a sumarse al cambio y criticó a aquellos que mantienen resistencia para no perder sus privilegios, e incluso promueven el antisindicalismo con la propuesta de que los trabajadores deben decidir si pagan cuotas sindicales; “es algo como preguntar a los mexicanos si queremos pagar impuestos”, acotó.

Dio a conocer que el próximo 1 de Mayo realizarán una marcha, junto con otras organizaciones y centrales obreras, no sólo para conmemorar el Día Internacional del Trabajo, sino además para expresar las demandas de respeto a los derechos laborales, libertad sindical y justicia salarial.

abr