Mientras la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) realiza una investigación para determinar si existen prácticas monopólicas absolutas en el mercado de distribución y comercialización de gas licuado de petróleo (LP) a nivel nacional y que la Secretaría de Energía ha manifestado que, en caso de que el regulador emita una declaratoria en la que no encuentra condiciones de competencia, podría imponer precios máximos a nivel regional, representantes de las asociaciones más grandes de empresarios de este combustible aseguraron que sí existe competencia, pero con barreras administrativas de entrada que impiden la llegada de nuevos jugadores al mercado.

Víctor Figueroa, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP del Interior de la República (Adigas), explicó a El Economista que, si bien existen pocos jugadores en el mercado (la Comisión Reguladora de Energía ha determinado que son máximo ocho los que concentran las grandes actividades en el país), ello se debe a que existe sobrerregulación en cuestiones administrativas para ingresar a este negocio en el país.

“El del gas LP es por mucho el mercado más regulado de México, incluso la Organización de Comercio de la OCDE está elaborando un estudio para recomendarle al gobierno mexicano que desregule, porque tenemos una infinidad de regulaciones que cumplir y reportes y requisitos que requieren contratación de terceros”, dijo.

Desde su perspectiva, no hay nuevos jugadores, porque la regulación es tan pesada que hay una barrera de entrada de tal tamaño que es muy difícil que llegue alguien de fuera a invertir en un negocio en el que podrá ver retornos hasta en cuatro años. En cuanto a las investigaciones de la Cofece, consideró que en el estudio de mercados relevantes, que serán regionales, se deberá incluir también el precio que toman y el que ofrecen los empresarios, porque así sean pocos jugadores en una localidad, si ofrecen condiciones adecuadas en relación con sus propios indicadores, no habrá forma de señalar que incurren en afectaciones al usuario final por falta de competencia.

COMPETENCIA SOBRE TODO EN LOS CENTROS DE DEMANDA: ADG

Luis Landeros, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP (ADG), dijo a El Economista que respecto a potenciales concentraciones entre empresas habrá que apoyar las indagatorias y esperar las conclusiones de la Cofece. Sin embargo, existe competencia, aseguró, particularmente donde hay mayor demanda del hidrocarburo, como la zona centro del país,

“Tenemos demasiados oferentes con diferenciales de precios que llegan a ser hasta de 30% con 5 pesos de diferencia entre el mayor y el menor”, aseguró, “es donde se concentra la infraestructura, tenemos importadores, gente que le compra a Petróleos Mexicanos (Pemex), incluso un ducto privado Tuxpan-Tula, eso abre el abanico y la posibilidad de competencia”.

Por ello, explicó que, a pesar del incremento en los precios de 34% en promedio nacional en un año, la referencia que toma Pemex del mercado Mont Belvieu subió 58% en un año y los precios de venta de primera mano de la estatal se elevaron en 50%, mientras que los distribuidores no pasaron de 28% en este mismo lapso, “lo cual implica que nosotros incluso hemos absorbido parte de ese incremento precisamente en pro de la competencia”, aseguró.

ADUCEN EXCESIVA REGULACIÓN

Empresarios del gas LP aseguran que existen barreras administrativas para la entrada de nuevos jugadores al mercado de gas LP. La Cámara de Comercio de la OCDE presentará un análisis sobre la carga regulatoria en dicho mercado ante barreras como:

  • La falta de un ordenamiento territorial homogéneo puede ser una de las principales causas de estas obstrucciones.
  • Existen regulaciones ambientales, sociales, económicas y de carácter técnico que se deben solucionar con distintas autoridades.
  • La falta de homogeneidad de criterios en los tres órdenes de gobierno retrasa el otorgamiento de permisos.