En México, un total de 1,085 municipios que constituyen el 44% del total no cuentan con una gasolinera, por lo cual, expertos en el sector energético y empresarios plantearon al gobierno la elaboración de un plan nacional de desarrollo que incluya un mapa estratégico para indicar a la iniciativa privada dónde están las prioridades de la población.  

Durante el webinar “Tendencias y oportunidades para el sector gasolinero en México y el mundo”, Luis Serra, director ejecutivo de la Iniciativa de Energía del Tecnológico de Monterrey, explicó que además de que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) podría realizar esta labor de inteligencia y coordinarla con los inversionistas privados, se requiere también de acciones por parte del Ejecutivo para proveer de los insumos mínimos a las poblaciones remotas para facilitar así la llegada de inversiones.  

“Los planes de desarrollo de la actual administración se han quedado en obras faraónicas, como la construcción de la refinería de Dos Bocas, olvidando estos pequeños ramales como la llegada de combustibles a los poblados que los necesitan, donde primero se requiere de caminos y electrificación, en muchos casos, para que pueda llevarse a cabo la expansión que se proyectó en la apertura del sector”, dijo Serra.  

Hoy en día, en el país hay 34 millones de vehículos que utilizan combustibles automotrices, con lo que se lleva a cabo una comercialización de 124 millones de litros diarios de gasolinas y diésel, volumen que se ha mantenido estable con leves decrecimientos en los últimos años, pero que en 2020 se redujo en más de 30% durante los primeros meses de la pandemia.  

Hasta la fecha existen 67 marcas distintas en 13,282 estaciones de servicio en las 32 entidades federativas, pero 34% de los municipios donde sí hay una gasolinera tienen menos de tres establecimientos, con lo que la demanda y la necesidad de desarrollo existen, pero falta una planeación central y regulatoria en este sentido, dijo.  

Por otra parte, la reducción de otorgamiento de permisos para nuevas estaciones durante la pandemia, acompañada de la instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador hacia la Comisión Reguladora de Energía para fortalecer a Petróleos Mexicanos (Pemex) reduciendo en la medida de lo posible su competencia en sectores como la venta de gasolinas, ha retrasado las posibilidades de modernizar al sector en aspectos como la bancarización, georreferenciación y automatización de servicios que beneficiarían a los consumidores.  

Al planteamiento anterior, el experto añadió la posibilidad de que se lleve a cabo la creación de una empresa del Estado distinta a Pemex que se encargue de comercializar combustibles y competir en el mercado abierto, quitando así cargas operativas y financieras a la petrolera del Estado.  

Cuauhtémoc Iñiguez, director adjunto de Red de Estaciones de Servicio de la empresa de origen francés, Total, explicó que México es su segundo territorio más importante, con 8% de los colaboradores que suman 100,000 en 130 países, y con 266 estaciones bajo contrato de las cuales operan 225, mantienen sus expectativas de expansión a pesar de la complejidad que se ha presentado en la demanda y el retraso de otorgamiento de permisos por el Covi-19. 

Aunque durante marzo y abril el consumo de combustibles de los establecimientos de Total cayó en un 30%, para noviembre se ha recuperado a un nivel cercano al 80% de lo que se cuantificaba al iniciar el 2020. Por tanto, la empresa francesa mantiene sus planes de concluir el año con la operación de 275 estaciones de servicio y esperan llegar a 410 establecimientos en 2021 y a por lo menos 600 estaciones de servicio en 2025, alcanzando así el 5% de cuota de mercado que se plantearon al llegar a México.  

Respecto a la ubicación de los establecimientos, el empresario aseguró que además de las poblaciones donde se requiere infraestructura básica para que se pueda llegar con estaciones de servicio, existen espacios carreteros en el país donde se recorren hasta 200 kilómetros sin gasolineras, por lo que las oportunidades de crecimiento e inversiones siguen siendo de gran atractivo en México, aun con el cambio de visión que tiene el actual gobierno sobre la política energética.

karol.garcia@eleconomista.mx