El pasado 11 de junio, el gobierno federal publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) una modificación a la Regla General de Comercio Exterior, en la que se establece que únicamente las empresas productivas del estado podrán importar y exportar mercancías de hidrocarburos, petrolíferos, minerales y precursores químicos en un Lugar Distinto al Autorizado (LDA).

Cabe señalar que el LDA es una instancia actualmente utilizada tanto para la importación y exportación de mercancías que por su volumen o características especiales requieren de instalaciones específicas.

En entrevista para El Economista, Luis Linaldi, socio fundador de la firma legal Solórzano Linaldi, aseguró que con dicha modificación se estaría desplazando y afectando principalmente a los competidores del sector privado quienes ya contaban con la autorización previamente para llevar a cabo sus trámites aduanales bajo dicha modalidad.

“La Ley Aduanera establece que por regla general toda operación de comercio exterior es decir la entrada y salida de mercancías se tiene que hacer por lugar autorizado y este lugar autorizado son las aduanas, pero la misma Ley Aduanera también establece que puede haber una excepción a esta regla general y te dice que hay casos en los cuales por la naturaleza o volumen de las mercancías o si por ayudar en eficiencia o facilitación de la operación de comercio exterior será necesario utilizar lo que se llama: Lugar Distinto al Autorizado, es decir que puedas hacerlo fuera de la aduana”, explica.

“Sin embargo ahora con la modificación a la regla 2.4.1 se está limitando dicha operación a empresas privadas que exportan hidrocarburos. Es decir, si antes una empresa privada podía solicitar autorización para exportar petróleo extraído en el mar, directamente desde el buque tanque, ahora tendrá que descargar en aduana, hacer los trámites correspondientes y volver a cargar”.

El especialista considera que ahora cumplir con dicha medida implicará más tiempo y mayores costos económicos, debido a que la logística que ya se utilizaba para agilizar el comercio exterior tendrá que ser modificada, lo que posiblemente también se verá reflejando en los precios para el consumidor final.

“Ya no importa que seas una empresa o persona moral mexicana que a nivel Ley tengas el derecho de poder solicitar este tipo de autorización, con la modificación a la regla ahora solamente una empresa productiva del estado va a poder obtenerla, lo que trae cambios importantes ya que se restringen derechos que se consideran fundamentales para las empresas del sector de hidrocarburos”, señala.

“El hecho de que a una empresa del sector de hidrocarburos que ostente una autorización de esta índole para poder hacer operaciones de comercio exterior por Lugar Distinto al Autorizado ya no le renueven la autorización traerá como consecuencia un incremento en gastos logísticos adicionales a los que tienen hoy en día y que al final del día se va a traducir en un incremento en el costo final de ese productos y que de alguna manera también impactará al consumidor final”.

Asimismo, el socio fundador de la firma legal SL añadió que incluso dicha modificación a la regla de comercio exterior podría traer implicaciones internacionales para el país tanto por estipulado en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) como en las reglas de las Organización Mundial del Comercio (OMC) ya que existe un capitulo especifico en materia de facilitación de comercio que no se estaría cumpliendo.

De tal manera que el especialista advierte que la aplicación de la nueva regla traerán consigo implicaciones legales ya que se están afectando los derechos de las empresas. “Esta modificación a nivel de regla va mas allá de la Ley ya que no se está respetando la jerarquía de la misma”.

Finalmente, el socio fundador de la firma legal SL agregó que las empresas afectadas que consideren que se están violando sus derechos fundamentales pueden presentar un juicio de amparo, el cual se debe presentar antes del 23 de julio.

Amcham

Por su parte la American Chamber of Mexico (AmCham) consideró preocupante el cambio regulatorio que va en contra de la iniciativa privada ya que considera que están restringiendo las opciones del sector privado para importar petroquímicos e hidrocarburos a México, eliminando la opción marítima en terminales ubicadas fuera de los puertos, que es el transporte más recurrente, después de los ductos.

“Vemos con preocupación los recientes cambios establecidos en las Reglas Generales de Comercio Exterior para 2020; particularmente, la regla 2.4.1 que entró en vigor el 12 de junio del presente y que prohíbe a empresas privadas la importación y exportación de hidrocarburos en un Lugar Distinto al Autorizado”, indicaron en un comunicado.

Asimismo, los empresarios de Estados Unidos coinciden en que esto tendrá un impacto significativo en los precios de los combustibles y otros productos del sector alimentario y farmacéutico afectando principalmente el bolsillo del consumidor final.

Además, señalan que se poner en riesgo la continuidad y ejecución de planes de negocio y proyectos de inversión en desarrollo de nuevas cadenas de suministro e infraestructura en el sector energético, que tienen como propósito fortalecer el suministro confiable y con costos competitivos de combustibles, en beneficio de las familias mexicanas y potenciar la vocación exportadora de algunas regiones del país.

Agregan que en la modificación a las Reglas de Comercio Exterior se añade a otros cambios regulatorios que, en los últimos meses, han abonado a la incertidumbre regulatoria y la viabilidad de los planes de negocio de empresas que invierten con un horizonte de largo plazo en el país.

“Como aliados en el fortalecimiento del sector energético mexicano, AmCham y su comunidad binacional de negocios hacemos un llamado respetuoso al gobierno federal para garantizar un marco regulatorio predecible para el desarrollo, fomento y operación de las cadenas de suministro de combustibles con base en los principios de legalidad, seguridad jurídica, sustentabilidad, cuidado del medio ambiente y competencia económica”.

Dicha modificación a las Reglas de Comercio Exterior se añade a otros cambios regulatorios que, en los últimos meses, han impactado la certidumbre regulatoria y la viabilidad de los planes de negocio de empresas que invierten con un horizonte de largo plazo en el país, reprochó el organismo privado. 

alba.servin@eleconomista.mx

kg