La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) realizará los ajustes necesarios al marco regulatorio existente para eliminar la exclusividad que tiene de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) en actividades relacionadas con la turbosina y alista la colocación de un Fibra E basado en las terminales de almacenaje del combustible, como parte de la implementación de la reforma energética, aseguró su titular, Gerardo Ruiz Esparza.

Además, en colaboración con la Comisión Federal de Competencia Económica y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) establecerán las condiciones de participación de los nuevos jugadores del sector privado, incluidas las tarifas relacionadas, con la finalidad de generar un entorno favorable al crecimiento de la aviación.

“La reforma energética favorece un entorno abierto a la competencia y promueve que el abasto y suministro de combustibles sea más eficiente. La comercialización y transporte de turbosina se abre a la participación de privados, igual que almacenaje y expendio que hoy efectúa ASA”, comentó.

Luego de la inauguración del foro La Reforma Energética y los Combustibles de Aviación, aseguró que los accesos a los nuevos participantes no serán discriminatorios y que el fibra (que sería colocado en un periodo no mayor a un mes) tendrá como garantía de pago la infraestructura de las 60 estaciones de almacenamiento que tiene ASA en el país.

“Son los tiempos lógicos. Queríamos ser los primeros, pero nos ganó el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y la Comisión Federal de Electricidad”, comentó el funcionario.

Implementación ordenada

Durante la inauguración del foro, el titular de ASA, Alfonso Sarabia, señaló que están trabajando intensamente para que la implementación de la reforma energética en el sector sea lo más ordenada posible. El almacenamiento, comercialización y suministro de combustible en la aviación ha sido proporcionado desde 39 años en exclusividad por ASA y las cosas han comenzado a cambiar con la apertura.

“En la comercialización, la autoridad competente (CRE) ya ha otorgado diversos permisos y próximamente, conforme al plan de negocio de cada nuevo participante, empezaran a trabajar en un entorno de competencia (...) ASA permanecerá en la apertura toda forma transitoria y donde seguirá será en los aeropuertos que por condiciones operativas y de mercado resulte necesario seguir atendiendo”, explicó. En cuestión de almacenamiento, la participación se hará con base en condiciones de acceso abierto y no discriminatorio para nadie, lo que permitirá su aprovechamiento en todo el país.

“Además, ante la necesidad de contar con un servicio de clase mundial, que responda a una industria en franco crecimiento, ASA se encuentra en proceso de implementar un esquema financiero (Fibra E) para contar con recursos para modernizar la infraestructura existente”, dijo Sarabia.

almacenamiento de turbosina

Fibra E resuelve parcialmente problema de competencia: Cofece

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) consideró que los problemas de competencia observados en ASA, en su opinión 0022018, no se resuelven totalmente con la emisión del fideicomiso de inversión en energía e infraestructura (Fibra E) que se alista, aunque es un paso que ayuda.

“La Comisión Reguladora de Energía (CRE) emitió en el 2017 una disposición en la que estableció que, en un periodo de un año y medio como máximo, Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) estaría obligado a separar, en dos empresas, sus actividades de comercialización (comprar y vender turbosina) de las de almacenamiento (operar activos de almacenamiento y trasporte)”, explicó.

Por lo anterior, a efecto de esta explicación, se tiene que ver de manera separada la actividad de comercialización de la de almacenamiento.

Respecto a la comercialización, refirió que se debe observar que en el Reglamento de Aeropuertos los títulos de concesión de los mismos y los contratos de ASA mantienen premisas en las que se conserva para esta empresa la exclusividad del suministro de turbosina en los aeropuertos del país, incluido el que está en construcción. La autoridad ya ha manifestado que dichos títulos serán revisados y de ser necesario modificados para estar en línea con lo planteado en la reforma energética, como lo sugirió la comisión.

En opinión de la Cofece, no hay alguna manifestación respecto a la determinación de ASA de colocar un fibra, porque tiene la libertad para determinar la estrategia financiera para capitalizar o aprovecharlos de la mejor manera que considere, pero el hecho, por sí solo, no resuelve el problema de monopolio que han observado, que es que de facto nadie puede comercializar turbosina.

No obstante, los avances que se han dado a conocer al respecto están vinculados. (Redacción)

alejandro.delarosa@eleconomista.mx