El uso de etanol al 10% en las gasolinas podrá legalizarse en todo el país, incluyendo las zonas metropolitanas de México, Guadalajara y Monterrey, luego de que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) presentó junto con el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) los resultados referentes al estudio de evaluación para comparar el nivel de emisiones entre el uso de metilterbutílico (MTBE, por su sigla en inglés) y etanol en cantidades de 10% (E10) para la zona metropolitana del Valle de México, en que concluyó que no hay diferencias estadísticamente significativas entre las emisiones de la gasolina regular con MTBE y la gasolina con 10% de etanol, mientras conserven la presión de vapor establecida en la NOM-016 para la zona.

El estudio parte de la polémica generada por la aprobación con el método de consulta exprés de la NOM-016 para todo el país excepto las zonas metropolitanas de México, Monterrey y Guadalajara, a pesar de que distintas organizaciones se manifestaron en contra de los cambios, argumentando que existe evidencia de que el etanol aumenta la contaminación atmosférica por ozono y genera otros compuestos tóxicos a la salud (aldehídos), tanto por su gran volatilidad como por su propia combustión.

Ante ello lograron incluso un amparo que posteriormente fue desechado, abriendo el camino al aumento de 5.7% a 10% del uso de etanol en las gasolinas de todo el país excepto las zonas referidas y la posibilidad de que incluso se utilice en estas zonas si un estudio concluyente como el que se presentó ayer así lo determina.

En junio de 2017, la CRE aprobó cambios a la “Norma Oficial Mexicana NOM-016-CRE-2016, Especificaciones de calidad de los petrolíferos (NOM-016)”, para permitir la mezcla de 10% de etanol en gasolinas excepto en las Zonas Metropolitanas del Valle de México, Guadalajara y Monterrey, cuya restricción fue establecida por principio precautorio hasta tener evidencias técnicas de que el etanol en esta proporción no ocasiona daños al ambiente en las regiones referidas. 

Con este objetivo, la CRE y la Secretaría de Energía solicitaron al IMP la realización de dicho estudio. Para ello, el Instituto implementó procedimientos estandarizados por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) a fin de determinar las emisiones generadas por la evaporación y combustión de la gasolina.

El IMP aplicó dichos procedimientos en una flotilla de 12 vehículos de distintas marcas comerciales y modelos cuyos años oscilan entre 2005 y 2015. Esta muestra fue representativa de los automóviles que circulan en el Valle de México, detalló la CRE.

La NOM-016 establece una presión de 7.8 libras sobre pulgada cuadrada para la ZMVM, lo cual impide que se eleven los niveles de emisiones.

Las emisiones se ven fuertemente influenciadas por el año y tipo del vehículo, así como por el sistema de control de emisiones. Esto es, sin importar el tipo de gasolina; entre mayor antigüedad tenga el automóvil, más emisiones.

Conforme a la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, la producción de etanol en México se puede realizar mediante procesos biotecnológicos y enzimáticos del campo mexicano, además de actividades agropecuarias y forestales, sin poner en riesgo la seguridad y soberanía alimentaria del país.

Aunque ya se cuenta con los resultados del estudio del IMP, el uso de gasolina E10 en la ZMVM requiere de modificaciones a la NOM-016. El procedimiento para llevarlas cabo lo establece la Ley Federal sobre Metrología y Normalización.

“Los resultados del IMP muestran que, en esta materia, la CRE ha tomado decisiones basadas en el análisis técnico y de mercado para cumplir con su misión de fomentar el desarrollo eficiente de la industria, promover la transparencia y propiciar las condiciones adecuadas para garantizar la disponibilidad de energéticos en el país”, argumentó la CRE.

El informe técnico del IMP puede consultarse en la siguiente liga: NOM 016-CRE-2016 Especificaciones de calidad de los petrolíferos.

[email protected]