La Comisión Federal de Electricidad (CFE) reportó una pérdida neta de 11,405 millones de pesos en su ejercicio del primer trimestre del año, en contraste con los 6,764 millones como utilidad que obtuvo en el mismo lapso del 2017. La pérdida fue derivada del aumento en sus costos de operación y de menores ingresos por venta de electricidad gracias al nuevo esquema de cobros impuesto por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) desde finales del año pasado.

De enero a marzo del 2018, la estatal eléctrica registró una reducción de 16% en el precio promedio de la energía eléctrica a sus clientes finales, derivado de la implementación de una metodología tarifaria preliminar por parte de la CRE que se ajustará durante el año. Lo anterior derivó en menores ingresos para la CFE por venta de energía eléctrica por 12,442 millones de pesos en el primer trimestre de 2018 respecto al mismo periodo del año anterior.

La metodología tarifaria de la CRE resultó en una disminución del precio medio de venta de energía de 1.724 pesos por kilowatt hora en el primer trimestre 2017, a 1.446 pesos por kilowatt hora en el primer trimestre del 2018.

Por ello, los ingresos totales de la CFE en el primer trimestre del 2018 fueron de 93,115 millones de pesos. Esto representó una disminución de 5,006 millones de pesos, es decir 5%, respecto al mismo periodo de 2017. La baja en ingresos por venta de energía eléctrica en los primeros tres meses del año se vio parcialmente compensada por el incremento en ingresos por venta de combustibles a terceros, reflejo del nuevo rol de comercializador de gas que tras la reforma se le confirió a la estatal eléctrica a través de su filial CFEnergía.

MAYORES COSTOS

Los costos de explotación en el primer trimestre del 2018 tuvieron un incremento de 11% respecto al mismo periodo del 2017. Esto se debió principalmente a mayores costos de ventas de combustibles a terceros asociados al incremento en ventas. Durante el primer trimestre del 2018, la utilidad bruta de la CFE, es decir, aquella que se obtiene al calcular las ventas menos los costos de explotación, fue positiva por 6,227 millones de pesos.

A este resultado se le restan componentes no asociados directamente con el despacho de la energía eléctrica, como la depreciación, que ascendió a 14,042 millones de pesos, y costos de obligaciones laborales por 11,500 millones de pesos, 19% inferiores al mismo periodo del año anterior. Así se obtiene un resultado de operación de -21,233 millones de pesos.

A su vez, se observaron gastos financieros netos por 10,656 millones de pesos, y una utilidad cambiaria de 21,995 millones de pesos lo que derivó en una compensación del costo financiero en 11,339 millones de pesos. Por otra parte, en el primer trimestre del 2018 se registraron impuestos a cargo por 1,511 millones de pesos.

En la última década, la estatal eléctrica ha cerrado el primer cuarto del año con ganancias sólo en tres ejercicios: 2010, 2011 y 2012.

kgarcia@eleconomista.com.mx