Finalmente, el gobierno de Donald Trump mostró las cartas que quiere jugar en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Con pocas novedades respecto del documento que filtró hace un par de meses, en el texto oficial de objetivos de renegociación que presentó a su Congreso, ha quedado claro que la administración trumpista apostará por mecanismos legales y regulatorios para equilibrar la balanza comercial con México, antes que por herramientas arancelarias.

El gobierno mexicano recibió con agrado la noticia de los objetivos de Estados Unidos en la renegociación y reiteró que se prepara para asumir formalmente las negociaciones a partir del 16 de agosto, para lo cual continúa con su periodo de consultas públicas.

Paneles de controversias

Trump va contra el capítulo 19 del TLCAN

El presidente estadounidense, Donald Trump, informó que pretende quitar el Capítulo 19 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual permite el establecimiento de un mecanismo de solución de controversias en materia de cuotas antidumping y compensatorias.

La supresión de este capítulo forma parte de los Objetivos de la Renegociación del TLCAN presentados este lunes por la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) en un documento de 17 páginas, que debe hacer público 30 días antes del inicio de las negociaciones con México y Canadá.

El Capítulo 19 establece un mecanismo mediante el cual un productor o un importador, de cualquiera de las tres partes, que sea afectado por una resolución que impone cuotas antidumping o compensatorias por haber incurrido en una práctica desleal, puede solicitar que se integre un panel binacional compuesto por cinco juristas nacionales de los dos países en controversia.

Este mecanismo tiene la gran ventaja de que, a diferencia de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en donde el cumplimiento es prospectivo, permite a un exportador o importador que obtuvo una resolución favorable la devolución de cuotas antidumping o compensatorias pagadas durante el tiempo en que el caso estuvo sub judice. Estados Unidos pactó este derecho sólo en el TLCAN, sin reproducirlo en ninguno de sus otros tratados de libre comercio.

Estos mecanismos, en particular los capítulos 11 y 19, son una póliza de seguro crítica para la agricultura estadounidense y los inversionistas estadounidenses en general, ayudando a asegurar que las compañías estadounidenses que operan en el extranjero tengan el mismo nivel de protección en los mercados extranjeros que recibirían en los Estados Unidos , dijo la empresa Cargill, en un comentario sobre los cambios al TLCAN.

Otro de los objetivos trazados por la USTR es eliminar la exclusión de las salvaguardias globales del TLCAN, para que no restrinja la capacidad de los Estados Unidos de aplicar medidas en investigaciones futuras .

Una salvaguardia bilateral y global consiste en que, durante el periodo de transición, si el aumento en las importaciones provenientes de otro país miembro del TLCAN causa o amenaza causar daño serio a una industria nacional, un país signatario del tratado podrá adoptar medidas de emergencia que suspendan temporalmente las tasas arancelarias acordadas o bien, restablecer la tasa anterior a la entrada en vigor del TLCAN.

El daño deberá ser consecuencia de la desgravación arancelaria. Estas medidas de salvaguardia podrán adoptarse por una sola ocasión y durante un periodo máximo de tres años. Después del periodo de transición, las medidas bilaterales de salvaguardia sólo podrán adoptarse con el consentimiento del país a cuyos bienes afectaría la medida.

Trump quiere también buscar una disposición separada de la rama de producción nacional de productos perecederos y estacionales en los procedimientos de derechos compensatorios y derechos antidumping, así como excluir a las empresas estatales como parte de la rama de producción nacional en los procedimientos sobre derechos antidumping y compensatorios.

Metas adicionales del USTR comprenden facilitar la capacidad de imponer medidas basadas en el dumping de terceros países; fortalecer los procedimientos existentes y crear nuevos procedimientos para abordar la evasión de derechos antidumping.

Tema inédito en TLCAN

Manipulación cambiaria, otro foco

La Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) difundió que pretende regular la manipulación cambiaria en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) actualizado.

Mediante un mecanismo apropiado, (se quiere) asegurar de que los países del TLCAN eviten manipular los tipos de cambio y así impedir un ajuste efectivo de la balanza de pagos u obtener una ventaja competitiva injusta , dijo la USTR al Congreso estadounidense en un documento.

La USTR no dio más detalles en ese documento, en el que presenta los Objetivos de la Renegociación del TLCAN. En Estados Unidos se impulsó la posibilidad de que una regulación de este tipo quedara establecida en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), pero al final quedó excluida del texto.

En el 2015, en las negociaciones del TPP, Estados Unidos propuso crear un comité donde funcionarios de las 12 naciones participantes podrían discutir acusaciones sobre manipulación cambiaria.

La medida buscaría frenar que países intervengan el valor de las divisas para dar ventajas competitivas a sus sectores productivos. (Roberto Morales)

rmorales@eleconomista.com.mx