El Estado de México es la entidad que registra la mayor merma en el sector de la construcción; le siguen Zacatecas, Oaxaca y San Luis Potosí. Mientras Colima y Campeche fueron las regiones con mayor dinamismo en la industria.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras, que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el valor de la construcción generado en el Estado de México disminuyó 37.9% a tasa anual durante noviembre del 2019, que significó presentar 16 caídas consecutivas (la cascada de descensos comenzó en agosto del 2018).

Así, el promedio anual de estos 16 meses resulta una variación de -35.6% en el valor de producción del sector. Por tipo de obra, la media de las caídas anuales más pronunciadas entre agosto del 2018 y noviembre del año pasado se dieron en electricidad y telecomunicaciones (57.6%), transporte y urbanización (33.5%) y edificación (25.0 por ciento).

Por sector contratante, el público promedió una tasa anual de -43.5% en el periodo de referencia, mientras el privado, de -10.4%; es importante mencionar que la media de los últimos cuatro meses da un aumento de 1.0% anual, que representa un clima de mayor certidumbre en el Estado de México, la segunda economía más grande del país (8.8% del PIB nacional) y la entidad con más población ocupada (7.7 millones de personas -13.9% del total).

Al Estado de México, le siguieron, en detrimento de la construcción, Zacatecas, que hiló a noviembre del año pasado 13 contracciones anuales en el valor de producción, con un promedio de -52.9% en ese lapso, Oaxaca (11 desplomes, -42.3%) y San Luis Potosí (11 caídas, -27.9 por ciento).

Según la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, el decrecimiento del sector durante el año pasado se debió al subejercicio de 65% del presupuesto federal destinado a la obra pública. Especialistas añaden otros dos factores que impactaron en la industria: debilidad económica nacional (descenso anual de 0.01% del PIB) y recorte a la inversión productiva (variación negativa de 14.0% al undécimo mes del 2019).

Al otro extremo se ubicaron como los estados más dinámicos Campeche y Colima. En este lapso, la economía petrolera, que se contrajo en años previos por los bajos niveles del precio del petróleo y la disminución de la producción de hidrocarburos, promedió un crecimiento de 42.4% en el sector constructor.

[email protected]