Tras analizar el papel que han tenido las organizaciones sindicales en el país frente a la contingencia sanitaria por el coronavirus, especialistas de la Fundación Friedrich Ebert, sostuvieron que existen riesgos de que se pretenda establecer un acuerdo nacional tripartita —empresas, sindicatos y gobierno— ya que no se logrará romper con el corporativismo poniendo en riesgo la implementación de la reforma laboral promulgada el primero de mayo de 2019.

En una sesión virtual los especialistas expusieron que se deben analizar temas como: establecer un seguro de desempleo para hacer frente al impacto económico que traerá a la clase trabajadora; asimismo, hacer funcionar las comisiones mixtas de seguridad e higiene para un mejor desempeño de las empresas con actividades esenciales, y tomar decisiones de manera conjunta sobre cómo enfrentar la crisis.

“A pesar de todo, los sindicatos tienen que responder a esta situación mediante: la organización, respetar la sana distancia pero crear redes virtuales más o menos accesibles a todos (mediante teléfonos celulares) de información, difusión y protesta. Además, de la defensa legal: recurriendo a la Procuraduría Digital de Atención al Trabajador Covid-19, en el que se pueden presentar reportes de trabajadores despedidos o con permiso sin goce de salario; establecer (en lo posible) un diálogo y negociación con las empresas. Los sindicatos no pueden renunciar al diálogo y la negociación con las empresas. Pero este debe llevarse a cabo con base en métodos democráticos y representativos”, dijo Saúl Escobar, especialista laboral.