México, Chile y Brasil se están convirtiendo en líderes del mercado en América Latina y el Caribe en cuanto a energía fotovoltaica se refiere, impulsados por una combinación de medición neta, normas de energías renovables y otras políticas.

Por lo anterior, casi 70% de la demanda fotovoltaica regional se concentraría en esas tres naciones para 2017, previó el analista de NDP Solarbuz, Chris Sunsong.

A finales de 2012 los reguladores de energía en toda la región recibieron solicitudes de proyectos fotovoltaicos por más de seis gigawatts (GW), lo que estimuló un buen camino de nuevas oportunidades para los proveedores de componentes, promotores e instaladores de energía solar, refirió.

De este volumen, 51% corresponde a Chile, 37% a Brasil; México y Perú ostentan 2.0% cada uno y 8.0% restante es de otras naciones, puntualizó.

La firma de análisis e investigación del mercado solar NDP Solarbuz expuso que la energía solar fotovoltaica a nivel regional está preparada para un crecimiento importante hasta 2017, con una tasa de desarrollo anual de 45 por ciento.

En su más reciente estudio, explicó que históricamente "la demanda de energía fotovoltaica se limitaba a aplicaciones rurales aisladas de la red y del nicho, pero las nuevas políticas de energía y programas de incentivos se están abriendo en esta región".

Como resultado de ello y ante las crecientes demandas de energía y el aumento de precios de la electricidad, las condiciones para adoptar energías fotovoltaicas parecen ser especialmente atractivas.

Por lo pronto, a partir de 2015 se registrará un importante crecimiento en la adopción de energía fotovoltaica en los segmentos comercial y residencial debido a que los precios de paneles y componentes seguirán a la baja, estimó NDP Solarbuz.

MFH