A más tardar a principios de mayo, Telmex podrá conocer los requerimientos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) que deberá cumplir para ingresar al mercado de la televisión.

Gabriel Contreras, presidente del IFetel, dijo que el Instituto cuenta con 60 días naturales, a partir de las declaratorias de preponderancia, para emitir la regulación conforme a la cual se podrá migrar a la concesión única o se podrá autorizar la prestación de servicios adicionales.

El pasado viernes, en cumplimiento con lo estipulado en la reforma en telecomunicaciones, el Ifetel definió las medidas bajo las cuales se regulará a los agentes económicos identificados como preponderantes en sus mercados. En radiodifusión destaca la compartición de infraestructura, regulación en publicidad; en telecomunicaciones, la desagregación de la red, regulación en los servicios de enlaces dedicados y roaming.

Explicó que una de las condiciones que prevé la constitución para que un actual concesionario pueda migrar a la concesión única o prestar servicios adicionales es que se encuentre en cumplimento de las condiciones que se impusieron en su carácter de agente económico preponderante. Desde el 2006 se abrió la posibilidad de que Telmex pudiera entrar al mercado de televisión, luego de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) emitió el Acuerdo de Convergencia que habilitó a todas las empresas a dar todos los servicios técnicamente factibles. Desde entonces las empresas de televisión por cable adicionaron a su oferta de servicios el de telefonía fija y con ello la comercialización del triple play: telefonía fija, móvil y televisión en paquete.

Telmex por ser la única empresa con la prohibición expresa en su titulo de concesión para entrar al mercado de televisión, el gobierno federal condicionó su entrada a dicho mercado al cumplimiento de la interconexión e interoperabilidad de redes y portabilidad numérica.

En el 2008 Telmex solicitó a la extinta Cofetel emitir opinión favorable sobre el cumplimiento del Acuerdo de Convergencia, pero la Cofetel no dio respuesta en el plazo, por lo cual operó la afirmativa ficta.

De ahí se inició un proceso judicial y fue hasta mayo del 2011 cuando la SCT informó a Telmex que no le autorizaba la modificación a su título de concesión, con el cual la empresa podría comercializar el servicio de televisión de paga.

cjescalona@eleconomista.com.mx