Aunque ya existe un impacto en el empleo del sector automotriz, será hasta el primer semestre del año cuando el factor Trump marque una tendencia definida en el empleo del país pues ya se conocerá la política económica que emprenderá el nuevo gobierno de Estados Unidos y la estrategia que habrá de plantear el gobierno de México, coincidieron especialistas.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, comentó que el presidente electo Donald Trump tiene como foco la industria automotriz para recuperar empleo en el cinturón industrial de esa nación en estados como Michigan y Ohio, está formando una cadena para regresar el empleo a esa zona a costa de las inversiones que estaban destinadas para México. Tan sólo en Michigan hay un déficit comercial con México de más de 30,000 millones de dólares, casi todo en el sector automotriz .

Lo anterior traerá como consecuencia una desaceleración en la inversión en el sector industrial, lo cual sí traerá una afectación al empleo. Por el momento se dejaron de generar 2,500 empleos asociados con la cancelación en la construcción de la planta de Ford en San Luis Potosí, más toda la cadena que significaban 10,000 empleos .

Explicó que de inicio, con los que se ha observado hasta ahora, puede impactar medio punto del PIB de Mexico, si se continuara en los siguientes años se puede frenar el crecimiento del país, y reducir en los próximos dos años la generación de hasta 70,000 empleos .

María Fonseca, directora de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, consideró que las industrias manufactureras enfrentan un panorama complicado; y tal comportamiento podría continuar vigente durante los primeros meses del 2017 dado el alto nivel de correlación que guardan las manufacturas mexicanas con la producción industrial estadounidense .

Los niveles marginales de crecimiento sólo conducirán a la generación de empleos de mala calidad, cuyas remuneraciones resultan insuficientes para satisfacer las necesidades básicas de la población. Para impulsar el crecimiento económico y que esto se traduzca en la creación de mejores puestos de trabajo, es necesario contar con un mercado interno sólido con el cual se haga frente a la coyuntura internacional , opinó.

Proyecciones para el primer trimestre del año estiman la generación de 250,000 puestos de trabajo; no obstante, empleadores admiten que esta cifra puede ajustarse a la baja por la incertidumbre que hay respecto a la inversión extranjera proveniente principalmente de Estados Unidos.

pmartinez@eleconomista.mx