Las ventas de vehículos nuevos en Estados Unidos ascendió a 1.33 millones de unidades durante febrero, una caída de 1.1 %, confirmando que el sector se ha estabilizado tras años de fuertes aumentos anuales.

El segundo mes del año también acentuó la tendencia de los consumidores en favor de la compra de SUV en detrimento de autos de pasajeros, un cambio que está impactando más a fabricantes que tienen una mayor dependencia de este tipo de vehículos.

General Motors (GM), el principal fabricante de automóviles en Estados Unidos, dijo que sus ventas crecieron 4.2 por ciento. La automotriz vendió 237,388 vehículos, de los que 164,095 unidades correspondieron a Chevrolet y 46,339 a GMC.

Por otra parte, el principal competidor estadounidense de GM, Ford, registró una caída de 4% en el segundo mes del año, debido al desplome de la demanda de autos de pasajeros. Otro fabricante que también sufrió en febrero fue Fiat Chrysler (FCA), cuyas ventas se redujeron 10 %, totalizando 168,326 automóviles.

Mientras que la japonesa Toyota vendió en febrero 174,339 vehículo, una caída de 7.2 por ciento.

Honda creció 2.3% sus ventas al registrar 121,686 unidades vendidas, mientras que Nissan vendió 135,740 automóviles, un crecimiento de 3.7 por ciento. Hyundai vendió 53,020 vehículos, 11% más que el año pasado, pero Kia cayó 14.2 % sus ventas.

Las ventas de la alemana Volkswagen, que ha sufrido por el escándalo de los motores diesel, crecieron 12.6 % y llegaron a la cifra de 25,145 unidades. Respecto a las marcas de lujo, Mercedes-Benz creció 7.2 %; las ventas de Audi aumentaron 17.3%; y BMW, creció 0.3 por ciento.