Diversas empresas de tecnología anunciaron que examinarán las condiciones de trabajo en las fábricas de su proveedor taiwanés Foxconn Technology, luego de que en lo que va del año, se diera una ola de suicidios de obreros chinos que laboraban en esa fábrica textil.

En total, 11 obreros murieron arrojándose al vacío, diez de los cuales cayeron desde el gigantesco edificio del grupo en Shenzhen, en el sur del país. Asimismo, medios chinos registraron otros tres intentos de suicidio.

Por tal motivo, Nokia y Sony siguieron así los pasos de los grupos informáticos estadounidenses Apple, Dell y Hewlett-Packard, quienes decidieron iniciar una investigación de las condiciones laborales del grupo Hon Hai Precision Industry, conocido bajo el nombre comercial de Foxconn.

" Estamos muy preocupados y tomamos esto muy en serio", indicó Nokia en un comunicado.

Sony, por su lado, anunció que "tomó las primeras medidas para volver a evaluar el ambiente de trabajo en Foxconn".

Con la finalidad de detener los suicidios, la empresa taiwanesa dijo que prevé un incremento de 20% en los salarios de los empleados en su filial Foxxconn en China, auque no especificó cuando aplicaría dicho estímulo.

Además de que tomó medidas radicales como pedir a sus empleados a que se comprometan por escrito a no quitarse la vida y desplegó redes alrededor de los edificios para impedir que estos se tiren por la ventana.

De acuerdo con las investigaciones, los empleados recién contratados para trabajar en cadena en la fábrica ganan 131.8 dólares antes de horas extra e incentivos.

apr