El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y el presidente Andrés Manuel López Obrador acordaron instalar una mesa de negociación que evite un diferendo legal entre ambas partes por la operación de ductos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), los cuales —de acuerdo con el mandatario federal— no están siendo explotados para beneficio del país.

En Palacio Nacional, López Obrador se reunió en privado con el presidente del CCE, Carlos Salazar, y Antonio del Valle Perochena, presidente  del Consejo Mexicano de Negocios, para conversar sobre cómo evitar un diferendo legal entre las empresas contratistas de la CFE y el gobierno para la operación de ductos.

El 12 de febrero, López Obrador aseguró que las empresas Carso, IEnova y TransCanadá tienen contratos “leoninos” en materia de gasoductos, pues dijo que el gobierno federal “tiene que pagar hasta ocho veces más lo contratado; es decir, si el gasoducto tiene un costo de 1,000 millones de dólares, hay que terminar pagando 8,000 millones de dólares de manera inexplicable. Ése es un caso, otro: paga la comisión federal los gasoductos y no pasan a ser propiedad de la CFE, siguen siendo propiedad de la empresa que los construyó”, cuestionó.

Por su parte, el presidente del CCE confía en que la mesa de conciliación dará pauta a lograr un acuerdo antes del juicio. A su salida de la reunión que duró una hora, el dirigente empresarial acompañado de Antonio del Valle presumió su logro con el jefe del Ejecutivo: “estamos muy optimistas, el diálogo fue muy bueno y positivo, se logró hacer algo”.

Comentó: “concluimos que vamos a privilegiar el diálogo y que se va a formar una mesa de conciliación, tratándonos de separar del problema legal y tratando de llegar a una solución que beneficie a todos. Nos sentimos muy satisfechos de la reunión porque vamos a tratar de encontrar puntos de encuentro, en vez de estar en un diferendo legal que no nos beneficia a nadie”.

Indicó que el presidente de la República nombrará a quienes integrarán por parte del gobierno la mesa de negociación, y por parte del CCE participarán los 12 organismos empresariales que la conforman.

“Los ductos son muy importantes para México, esto lo hemos explicado varias veces, el ducto marino, el que viene de Texas (Estados Unidos) a Tuxpan (Veracruz) va a incrementar la capacidad de uso de gas en 40 por ciento. Esto implica que podamos tener un energético más barato para producir electricidad y que haya gas para que las industrias puedan operar y trabajar, que pueda haber gas para cualquier uso que necesite el sector privado también, no sólo la CFE, por eso nos interesa tanto solucionar esta situación”, apuntó.

Añadió que ya hubo un diálogo con la secretaria de Energía, Rocío Nahle, “y ella volvió a reiterar con los inversionistas petroleros que a Pemex y el sector energético de México le interesa la inversión privada, entonces esperemos que en las próximas semanas ella explique cómo va a ser ese proceso para recibir inversión privada”. Antonio del Valle dijo confiar en que “hay oportunidad de resolverlo, sobre todo privilegiando el diálogo, ha sido interés del presidente desde el inicio de su gobierno”.

[email protected]