Ciudad Juárez. Los principales problemas que enfrenta Ciudad Juárez, el municipio más importante de Chihuahua, son la inseguridad y un mercado laboral mermado.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de las principales urbes de los estados de la frontera norte de México, Ciudad Juárez es la quinta con el mayor nivel de percepción de inseguridad pública en su demarcación (72.3% de su población mayor de edad se siente insegura).

Sólo se ubicó detrás de Chihuahua, Chihuahua (75.3%); Nuevo Laredo, Tamaulipas (80.9%); Monterrey, Nuevo León (82.7%), y Reynosa, Tamaulipas (92.8 por ciento).

Durante el año pasado, según cifras del Instituto Municipal de Investigación y Planeación, en Ciudad Juárez se registraron 34,945 delitos de fuero común, un incremento anual de 2.6%; robo, narcomenudeo y violencia familiar fueron los delitos con la mayor incidencia.

Mientras que el sector trabajo del municipio adolece particularmente en el nivel de ingresos. Al cierre del 2018, la población ocupada de Ciudad Juárez ascendió a más de 620,000 personas, alrededor de una tercera parte del estado de Chihuahua.

En promedio, menos de 10% de la población ocupada juarense gana más de cinco salarios mínimos (más de 26,508 pesos mensuales); es importante destacar que Ciudad Juárez integra a los 43 municipios de la zona libre de la Frontera Norte con un salario mínimo de 176.72 pesos diarios.

No obstante, del total de ocupados, la mayor parte (33.9%) se ubica en un nivel de escolaridad de secundaria (incluye la población que tiene al menos un grado aprobado en secundaria), y le sigue el rubro que mínimo tiene un grado aprobado en primaria (20.5 por ciento).

Además, con reportes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, se observa en diferentes indicadores que, del total de la población de Ciudad Juárez, 39.9% ostenta un ingreso inferior a la línea de bienestar; 33.3% exhibe carencia por acceso a la seguridad social; 26.4% vive en la pobreza; 13.4% es vulnerable por ingreso, y 10.9% muestra un ingreso inferior a la línea de bienestar mínimo.

Papel importante

En este contexto de zozobra, la Fundación Comunitaria de la Frontera Norte (FCFN), con apoyo de Nacional Monte de Piedad, juega un papel trascendental con su programa de empleabilidad juvenil, Desafío.

Javier Gómez Herrera, coordinador de Programas y Proyectos de la FCFN, indicó que con este programa se busca insertar a una vida productiva y participativa a jóvenes de 16 a 29 años en situación vulnerable que no estudian, ni trabajan y que habitan en las zonas de mayor rezago e incidencia delictiva de Ciudad Juárez.

A estos jóvenes, dijo, se les ofrece soluciones a factores de riesgo asociados a la violencia y delincuencia, mediante apoyo psicosocial, desarrollo de habilidades interpersonales a través del deporte, capacitación técnica y servicios laborales para su inserción en el mercado laboral, educación formal o en el emprendimiento de un negocio.

Desde el 2011, en 16 generaciones, se ha impactado la vida de 3,900 jóvenes con un modelo que fue creado hace más de 10 años por el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo y Partners of the Americas, bajo el nombre original de A Ganar. Ahora opera bajo en nombre de Desafío.

El nuevo modelo se divide en cuatro fases, repartidas en 22 meses: Desarrollo de habilidades para la vida y el empleo; Capacitación Técnica Vocacional; Prácticas laborales y Derivación en trabajo y estudio.

En la primera fase, se conforman alrededor de 10 grupos de 28 jóvenes cada uno, en promedio, con una tasa de éxito de 70%, buscándolos en sus colonias, conociéndolos y entrevistándolos para que se inscriban formalmente en el programa.

Mediante trabajo en cancha y reflexiones en aula se desarrollan valores y habilidades que serán aplicadas en la vida personal, social y laboral, como respeto, disciplina, trabajo en equipo, responsabilidad y autodesarrollo.

Asimismo, los jóvenes aprenden cómo hacer su currículum vitae, cómo buscar un trabajo y cómo presentarse a una entrevista laboral.

En la segunda fase, se elige la especialidad técnica a estudiar, la cual responde a las necesidades del mercado laboral local, como moldeo de plástico por inyección, control de calidad, cosmetología, máquinas herramienta, junior chef o electromecánica —70% de los trabajos en Ciudad Juárez corresponde a las maquiladoras.

Para elegir su especialidad, los jóvenes reciben orientación vocacional y hacen visitas a las instituciones educativas. Gómez Herrera explicó que, en la fase tres, los jóvenes se incorporan a empresas, asociaciones o dependencias durante un mes mínimo.

Un alto porcentaje de las personas que hacen prácticas, señaló, es contratado de planta en el lugar donde las realizan. En la última fase se pretende que los participantes cuenten con un empleo formal, emprendan un negocio o continúen estudiando. En esta etapa la FCFN da seguimiento.

Inversión social

Nacional Monte de Piedad, institución de asistencia privada dedicada al préstamo prendario y servicios financieros, destinó en el 2018 más de 334 millones de pesos de remanentes a proyectos de inversión social.

Estos recursos se dieron a través del apoyo de más de 630 organizaciones de la sociedad civil, que promueven el desarrollo en México, entre las cuales se encuentra la Fundación Comunitaria de la Frontera Norte.

[email protected]