En el nuevo gobierno federal que habrá de encabezar Andrés Manuel López Obrador, a partir del próximo 1 de diciembre, el sector privado será el motor de la economía con el apoyo del sector público, y no habrá más endeudamiento ni aumento de impuestos, afirmó Alfonso Romo.

“Los empresarios van a ser los motores de México, las cámaras, el sector privado, van a ser el motor de la economía con el apoyo del capital semilla del sector público. Eso es algo nuevo, es un nuevo México, por eso el presidente electo le llama la cuarta transformación”.

El futuro jefe de la Oficina de la Presidencia de la República en la administración del tabasqueño ofreció conferencia de prensa al término de la reunión privada que durante dos horas y media tuvo López Obrador con presidentes de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo de todo el país, acompañado por José Manuel López Campos, presidente nacional de la Concanaco-Servytur.

La simplificación administrativa es la principal preocupación de los comerciantes que se planteó al próximo mandatario mexicano, informó López Campos, para poder tener un país más competitivo, productivo y, en consecuencia, mayores niveles de ingreso y estándares de bienestar.

Romo explicó que López Obrador está convencido de que, si no se combate en México la inseguridad, de nada servirá todo lo demás que se logre, por lo que asumirá el mando total de las fuerzas de seguridad pública y de las Fuerzas Armadas para garantizar seguridad.

“Es lo más delicado que tendremos en los próximos años. No tengan duda de que este tema de la inseguridad se tiene que ir combatiendo porque, si no, no habrá crecimiento’’.

A la fecha se calcula, dijo, que 30 o 40% del territorio nacional está paralizado a causa de la inseguridad.

Veracruz, Tamaulipas, Michoacán y Guerrero, mencionó, están paralizados; “no quiero seguir para no asustar”.

De ahí que “si arreglamos los primeros años 20% esto (...) y realmente equilibramos el crecimiento entre los diferentes Méxicos, no tenemos por qué no tener un crecimiento como nunca se ha tenido. Eso es a lo que nos vamos a enfocar. La seguridad es fundamental. Para que México no sólo sea el paraíso de la inversión, sino del paseo y del recreo”, detalló.

El mandato de López Obrador a su equipo, reveló, es que México crezca, en promedio, 4% al año, así como desregular y simplificar. “Tenemos que ayudar a quitar la burocracia”.

Comentó también que la descentralización de las secretarías de Estado, para que operen en distintas entidades federativas del país “no va a ser de un día para otro, sino lento, paulatino, porque lo más importante será cuidar al personal, a las familias. No va a ser algo irresponsable, sino muy cuidadoso. Va a ser lento para evitar lo más posible el desequilibrio familiar”.

Estado de Derecho, combate frontal a la inseguridad y confianza de los inversionistas en México, resumió, abonará a lograr el crecimiento económico anhelado y por eso las primeras acciones del próximo presidente han sido reunirse con los empresarios, ya que ello genera confianza.

Es muy importante, consideró, el ambiente de confianza en el país que se está generando con el sector empresarial; “será la piedra angular de un crecimiento nunca antes visto en México”.

Por primera vez el presidente electo se reunió con el presidente de la República en funciones, relató, y luego lo hizo con los empresarios, las cámaras operativas, que son las que mueven la economía nacional.

rramos@eleconomista.com.mx