“Hemos recibido algunas señales, respecto a que el gobierno no se va apoyar a las energías verdes en México. El gobierno tiene otras prioridades, sin embargo, el sector privado desde hace varios años, ha dedicado recursos a las tecnologías de las energías renovables y eso no va a parar, esto es un bache en el camino”, así lo consideró Alba Aguilar, Secretaria Técnica del Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV).

Dijo que ya hay muchos recursos invertidos en las energías renovables, y que se han demostrado que son más económicas, tanto en la producción como en la generación de energía.

“Las energías renovables son fuentes más positivas que las fuentes fósiles, es una tendencia mundial, contamos con una Ley de Transición Energética en donde nos propusimos llegar a ciertas metas de generación de energía limpia. Estas actividades no van a parar, independientemente que tengamos estas malas señales”.

México se comprometió que para el 2024 tendría el 35% de las energías en sistemas llamados limpios, y el 65% de gas.

Finanzas verdes

El avance de las finanzas verdes tiene que ver con el dotar al sistema financiero de mayores herramientas para conseguir un adecuado análisis de los riesgos ambientales, sociales y climáticos. 

“El sistema financiero en general, y los mercados tienen que avanzar y transitar hacia un sistema financiero que sea resiliente y esté preparado para los cambios que tenemos que enfrentar. El sistema financiero debe ser sostenible y apoyar el financiamiento de proyectos que generen beneficios ambientales, que puedan vivir en el tiempo, que puedan crear valor y derramen una serie de beneficios sociales”, dijo Alba Aguilar y quien también es la directora de nuevos mercados del SIF ICAP del Grupo Bolsa Mexicana de Valores.

 

“El sistema financiero tiene un gran compromiso para poder contrarrestar los efectos negativos del cambio climático dirigiendo el capital hacia una infraestructura y proyectos resilientes y sostenibles”.

 

Instrumentos financieros

Las finanzas verdes han ampliado la oferta de activos financieros, hay diferentes clases de activos que tienen etiquetas como: verdes, sociales y sostenibles.

“Ya hay inversionistas con mandatos exclusivos para dirigir los capitales en este tipo de proyectos, hay bonos de deuda, índices de sustentabilidad con altos desempeños de ESG (que consideran factores ambientales, sociales y de gobernanza), hay benchmarks que miden la huella de carbono, y todos ellos están dirigidos a los inversionistas preocupados por diversificar sus carteras y su intención de reducir sus riesgos”, consideró Alba Aguilar. 

También ya hay fondos de inversión dedicados a los activos sustentables, hay una gran variedad en los mercados internacionales y solo invierten en activos específicos en el medio ambiente y en la sociedad o en empresas de alto desempeño del agua o de energía.

“La forma tradicional en que se deciden los portafolios de inversión tiene que avanzar hacia nuevas prácticas, la gestión de riesgos tiene que tomar en cuenta los riesgos ambientales, climáticos, y entender que también son riesgos financieros y se deben tomar en cuenta”, dijo la Secretaria Técnica del CCFV.

Instituto de Finanzas Sostenibles

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, el CCFV anuncia el lanzamiento del Instituto de Finanzas Sostenibles (IFS), un proyecto que han desarrollado desde el 2019 y que estiman concretar en el 2020.

“Creo que la clave para avanzar hacia un sistema financiero más resiliente y sostenible es trabajar en la creación de capacidades y la educación financiera dirigida, donde queremos hacer la diferencia y marcar un precedente, formando nuevas generaciones de profesionales en finanzas conscientes de su compromiso con la sociedad y con el medio ambiente”, dio Aguilar.  

Explicó que en el IFS buscarán desarrollar nuevas aptitudes que les permitirán tomar mejores decisiones en un entorno desafiante. “En una economía en transición que exige estar preparados para atender nuevos riesgos, algunos de ellos que tal vez no teníamos en el radar pero que ya se han hecho presentes; como el cambio climático, el crecimiento poblacional y los cambios en la demanda, las emergencias en salud, el deterioro de nuestro capital natural y los cambios socio-políticos que transforman día a día nuestra economía”.

Agregó que, el IFS es una iniciativa que se logró por el trabajo y al apoyo de todos los miembros del Consejo, iniciando hace 3 años en colaboración estrecha con la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y aliados estratégicos, organizando foros y talleres de finanzas verdes y cursos ESG, con el fin de compartir las mejores prácticas locales e internacionales entre todos los participantes del sistema financiero. 

“Con el mismo interés hemos invitado a los nuevos miembros del Consejo y a la Bolsa Institucional de Valores (BIVA), que inician con una participación más activa, a unirse a este esfuerzo que será en beneficio de todo el sector, preparándonos para nuevos desafíos y construyendo las capacidades que requieren hoy los profesionales de nuestro país”, dijo.

¿Qué es el CCFV?

El CCFV es un organismo representativo del sector financiero mexicano que desea promover el financiamiento de proyectos y activos de inversión que generen beneficios ambientales y sociales, a través de la creación de capacidades, el desarrollo de vehículos financieros y la elaboración de recomendaciones y propuestas para impulsar los objetivos de desarrollo sostenible.

Sus miembros son instituciones que representan diferentes sectores del sistema financiero mexicano, encabezadas por líderes de alto nivel, cuya experiencia y trayectoria fortalece las propuestas, el desempeño y los resultados que aporta dicho Consejo al desarrollo de las finanzas verdes y sustentables de nuestro país.

El CCFV está integrado por las principales asociaciones financieras, inversionistas institucionales, banca de desarrollo, banca comercial y multilateral, consultores independientes, calificadores y corporativos entre otros.

Han concretado alianzas con Climate Bonds Initiative, Green Finance Initiative de City of London, Financial Centers for Sustainability (FC4S) y la Embajada del Reino Unido. 

 

 

[email protected]