La reciente cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que se construía en Texcoco, no ha frenado el apetito por el desarrollo de proyectos de infraestructura, aunque es necesario que haya un mensaje “claro y consistente” del gobierno federal sobre su desarrollo para crear certidumbre en el sector privado, afirmó el analista senior de Moody´s Investors Service, Adrián Garza.

“Hasta donde se sabe, se ha respetado lo que se dice en los contratos. La prioridad que hubo en el gobierno para mitigar el impacto de la cancelación fue buena y se convirtió en la primera tarea relevante que tuvo la Secretaría de Hacienda. Se llegó a una negociación amigable con el mercado (aún con bonos por 4,200 millones de dólares en los mercados de capitales)”, comentó.

Durante la 14 Cumbre Financiera, organizada por LatinFinance, reconoció que para, combatir la incertidumbre actual, en materia de inversión, la presentación del Plan Nacional de Desarrollo del nuevo gobierno puede ayudar, porque ahí habrá señales de lo que sucederá en todos los ámbitos relacionados con la infraestructura.

“La verdad es que hay dudas respecto al rol que tiene y tendrá el sector privado. Por un lado, se dice, en mensaje claro, que en el Tren Maya la participación privada es importante para el gobierno y ayudará a cumplir el compromiso, pero cuando hablamos del sector energético el mensaje no está tan claro y se han cuestionado varios contratos”, agregó Garza.

Ante ejecutivos de finanzas, el representante de Moody´s dijo que no se debe pasar por alto que México cuenta con calificación de grado de inversión, la cual solamente tienen algunos países de la región, lo que genera interés por los “grandes jugadores” internacionales relacionados con el desarrollo de infraestructura.

abr