La actividad económica de México inició el 2016 con un crecimiento moderado, de acuerdo con indicadores clave de la producción de manufacturas, consumo y servicios, afirmó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), al interpretar sus mediciones anticipadas de diciembre del 2015.

El Indicador IMEF Manufacturero registró en diciembre una disminución de 1.5 puntos respecto del mes anterior, para ubicarse en 50.7, su primer descenso tras acumular dos subidas continuas.

El índice varía en un intervalo de cero a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50) de la actividad económica, sin proporcionar información específica sobre la magnitud de los cambios esperados.

A su vez, el Indicador IMEF No Manufacturero tuvo en diciembre una reducción de 1.8 unidades frente al mes previo, para llegar a 49.2 puntos, y sumó así dos bajadas seguidas.

Los resultados del Indicador IMEF Manufacturero y No Manufacturero sugieren que la actividad económica nacional mantiene un crecimiento moderado , indicó el IMEF en su reporte.

En el análisis de la coyuntura económica, el comité técnico volvió a destacar el frágil dinamismo manufacturero de Estados Unidos, con la consecuente incidencia negativa en las exportaciones no petroleras en México.

Agregó que el Indicador IMEF Manufacturero, reflejo cercano del sector exportador, principalmente de manufacturas, sugiere que la actividad en este sector mantendrá debilidad .

El comité del indicador volvió a destacar que algunos indicadores del mercado interno todavía muestran dinamismo, como las ventas en términos reales a tiendas de autoservicio y departamentales y las ventas internas de automóviles.

La inflación aún se ha mantenido en los últimos meses a tasas por debajo de 3%, lo que ha sido resultado, según el IMEF, de la reducción en los precios de la electricidad en el transcurso del 2015, aunado a menores precios de telecomunicaciones y también a cierta debilidad en la demanda interna.

Además, el traslado de la depreciación del tipo de cambio nominal a la inflación ha sido moderado y ordenado, aunque continúa siendo un riesgo para la inflación.

Concluyó que el Indicador IMEF No Manufacturero, reflejo cercano de la actividad en la economía interna, principalmente comercio y servicios, sugiere que éstos podrían perder fuerza en los próximos meses .

[email protected]