El gobierno de China criticó a las políticas de la Administración del presidente Donald Trump tanto por “empobrecer al vecino”, como por el “bombardeo excesivo”.

Este posicionamiento fue hecho el viernes por Hua Chunying, vocera del ministerio de Relaciones Exteriores de China, quien cuestionó el alza en los aranceles a las importaciones estadounidenses de acero y aluminio originarias de México, Canadá y la Unión Europea.

“Con respecto a las cuestiones económicas y comerciales, de hecho, muchos países están preocupados por el unilateralismo y proteccionismo de Estados Unidos”, dijo, en una conferencia de prensa.

“Siempre creemos que, en el contexto del desarrollo profundo de la globalización económica y los intereses cada vez más entrelazados de todos los países, empobrecer al vecino y el bombardeo indiscriminado de ninguna manera son útiles y efectivos para resolver problemas, ni son constructivos”, añadió.

Hua exhortó a todos los países, especialmente las principales economías, a oponerse resueltamente al proteccionismo comercial y de inversiones en todas sus manifestaciones, mantener un sistema de comercio multilateral justo, abierto y basado en normas de la Organización Mundial de Comercio como núcleo, y alimentar la recuperación sostenida y crecimiento de la economía mundial.

“Estamos dispuestos a unirnos a los países pertinentes para seguir defendiendo el multilateralismo y las normas internacionales, avanzar en el proceso de globalización económica y construir una economía mundial abierta”, dijo.

En paralelo, China advirtió el domingo a Estados Unidos que cualquier acuerdo sobre comercio y negocios alcanzado entre ambos países será inválido si el gobierno de Trump implementa aranceles u otras medidas comerciales contra esa nación asiática.

“Los logros alcanzados por China y Estados Unidos deberían basarse en la premisa de que las dos partes deberían encontrarse a medio camino y no luchar en una guerra comercial”, dijo la agencia oficial de noticias Xinhua, en un comunicado.

El anuncio se produjo tras el cierre de la tercera ronda de negociaciones entre China y Estados Unidos en Pekín, encabezadas por el secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, y el viceprimer ministro chino, Liu He, sin que se difundiera ningún nuevo acuerdo específico.

“Si Estados Unidos presenta sanciones comerciales, entre ellas un alza de aranceles, todos los logros económicos y comerciales negociados por ambas partes serán nulos”, dijo el comunicado de China.

El 29 de mayo, Estados Unidos reactivó la posibilidad de una próxima guerra comercial contra China, al anunciar que impondrá aranceles de 25% a 50,000 millones de dólares de mercancía china que contenga “tecnología industrialmente importante”.

rmorales@eleconomista.com.mx