Con la puesta en marcha del acuerdo comercial, los representantes del sector empresarial de México, Estados Unidos y Canadá instaron a sus mandatarios a abstenerse del uso de aranceles por motivos de seguridad nacional y a respetar los marcos legales y regulatorios para que pueden fluir las inversiones y a conformar la región más competitiva del mundo.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (US Chamber of Commerce), y la Cámara de Comercio de Canadá, advirtieron que “el T-MEC está aquí, pero el trabajo apenas comienza”.

A través de un comunicado, Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE; Thomas J. Donohue, CEO de la Cámara de Comercio de Eu y Perrin Beatty, dirigente empresarial de Canadá, explicaron que durante la participación del proceso del Tratado México Estados Unidos, Canadá (T-MEC), “defendimos provisiones de vanguardia, nos opusimos a las frecuentes amenazas sobre retirarse del antiguo TLCAN e insistimos en retener un acuerdo trilateral para el beneficio de la región y nuestros países”.

El T-MEC sólo tendrá éxito en la medida en que los tres gobiernos demuestren compromiso, participación y, sobre todo, respeto a los marcos legales y regulatorios.

“Nuestra asociación norteamericana no amenaza la seguridad nacional de nadie; por el contrario, es una gran fortaleza para los tres países. Sugerir que estos aranceles pueden regresar solo amenaza cadenas de suministro transfronterizas relevantes”, establecieron los dirigentes empresariales de Norteamérica.

Los representantes de la Iniciativa privada de T-MEC afirmaron que el acuerdo conserva y profundiza los lazos comerciales entre nuestros tres países, proporcionando una garantía necesaria para la economía de América del Norte, la cual representa alrededor del 28% del PIB global y 16% del comercio mundial.

Afirmaron que al facilitar a los creadores de empleo la certeza que necesitan para invertir, contratar y crecer, “el acuerdo fomentará la prosperidad de nuestras sociedades en los años venideros”.

“El trabajo no se detiene ahora. Existen desafíos donde se necesitará flexibilidad. La industria automotriz, el sector manufacturero más grande de nuestra región, deberá cumplir con cientos de páginas de nuevas regulaciones que implementan requisitos estrictos sobre contenido. Nuevas reglas en otras áreas, como la laboral, también presentarán desafíos de cumplimiento”, aseveró el CCE.