A partir del 2019, México formará parte de la tendencia internacional de contar con la aduana del siglo XXI con herramientas tecnológicas, electrónicas y con certeza jurídica que permitirá una reducción de 40% en tiempos de las operaciones del comercio exterior, al eliminar trámites en papel por procedimientos digitales, afirmó Octavio de la Torre, vicepresidente de la Comisión Fiscal de Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo  (Concanaco).

Este lunes, el Ejecutivo publicó en el Diario Oficial de la Federación las reformas a la ley aduanera, recientemente aprobadas por el Congreso, y su entrada en vigor será a finales de diciembre. “Las modificaciones a la ley aduanera son las más importantes después de los cambios del 2014, nos va llevar a un ajuste de reglamento y de reglas de comercio exterior, en la forma de trabajo. (Pero) sí es una reforma que da seguridad jurídica y continuidad a los negocios, a las agencias aduanales”, expresó a El Economista.

Cada minuto, en México se realizan 31 operaciones de comercio exterior. Por la aduana mexicana se recaudan a diario casi 30% de la recaudación total del país y 77% de los ingresos tributarios por concepto de Impuesto sobre el Valor Agregado en operaciones de comercio internacional, de acuerdo con datos de agentes aduanales.

De la Torre explicó que es una ley que implementa algunos principios del Acuerdo de Facilitación de Comercio que México ya ratificó, que es el acuerdo más importante multilateral, impulsado por la Organización Mundial del Comercio.

“Las reformas atienden al contexto internacional. La aduanera tiene que ver con mayor fortalecimiento de la situación tecnológica y las herramientas para un mejor control entre el contribuyente y la autoridad fiscal”, destacó.

Entre los principales cambios que hay están: dispositivos tecnológicos y medios electrónicos que facilitan la fiscalización de la autoridad aduanera (un mayor control); la creación de una nueva figura para los agentes aduanales (la patente aduanal); sanciones y multas a las importadoras y exportadoras que no presenten información correcta, comentó Juan Antonio Barragán, socio legal de Intrade Consultores.

De acuerdo con esta consultoría en comercio exterior, las modificaciones a la reforma aduanera reducirán los tiempos de los procedimientos administrativos.

Barragán, que funge también como vicepresidente de Anierm, mencionó que si bien los cambios en las llamadas oficinas fronterizas facilitan el despacho aduanero con los medios electrónicos, para un mejor control de mercancía, también dota a las autoridades de atribuciones para fiscalizar las operaciones, en la cual se puede dar retención de mercancías, sanciones y multas.

[email protected]