Como parte de su estrategia para la compra de medidores, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ahorrará 596.8 millones de pesos este año.

En conferencia de prensa, el coordinador de administración y servicios de la CFE, Miguel Alejandro López López, señaló que el monto adjudicado fue de 2,698.7 millones de pesos, por debajo de los 3,295 millones del año pasado.

De acuerdo con el funcionario, para el caso del medidor de energía eléctrica monofásico, 83% queda a manos de IUSA, y Electrometer se queda con el 17% restante.

Para los medidores bifásicos autogestión, 82% es de Controles y Medidores Especializados (Conymed) y 18% de Electrometer; mientras que para los medidores de energía eléctrica monofásico básico, 94% fue para IUSA y 6.0% con Protecsa.

“Con los precios que adquirimos consideramos un ahorro máximo de casi 600 millones de pesos, de poderse haber gastado con los precios de 2018, cerca de 3,300 millones de pesos”.

Asimismo, consideró que la empresa cumplió con el objetivo de garantizar las mejores condiciones y también puso un granito de arena en fortalecer a las pequeñas empresas que quieren ser proveedoras.

“Muchas de las partidas, que fue casi la mayoría de las que entraron bajo el principio del suministro simultáneo, tuvieron sobreprecios del 2 y 3%, lo cual nos sorprende, porque todavía tenían tal vez una brecha”.

En este sentido, resaltó que esto quiere decir que tal vez puedan tener otro competidor que se podría quedar con este 5.0%, y que eso le permitiría capitalizarse, además de ser competitivo para el otro año.

Al respecto, comentó que este ahorro implica que se está en la búsqueda de reducir costos por parte de la Comisión Federal de Electricidad. “Estamos pensando en cómo optimizar y reducir la mayor cantidad de costos posibles, sin que eso implique reducir la calidad".

erp