En su más reciente dictamen sobre el tema, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) concluyó que la licitación del par de hilos de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no resultó en términos económicos para el Estado, a lo que el Consejo Consultivo de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) respondió que el objetivo de dicha licitación en ningún caso debió ser lograr el mayor beneficio económico para el Estado, sino promover el interés general, haciendo más eficiente el mercado de las telecomunicaciones.

Este mercado, que actualmente adolece de una indebida concentración, requiere para su mejor funcionamiento del recurso esencial que representa la fibra óptica de la CFE , indicó a través de un comunicado.

El Consejo Consultivo de la Cofetel destacó que la CFE, a pesar de tener una gran infraestructura de fibra óptica instalada, está prácticamente ociosa. En México, no existe un mercado de fibra oscura, ningún operador vende este insumo esencial para el desarrollo de opciones competitivas, lo que podría constituir una práctica monopólica relativa.

De la licitación pasada, el par de hilos de la CFE lo obtuvo un consorcio conformado por Televisa, Telefónica y Megacable por 884 millones de pesos.

El dictamen de la ASF fue negativo y considera que la licitación no debería haberse llevado a cabo, ya que la concesión no es conveniente para el Estado , destacó el Consejo Consultivo de la Cofetel.

No obstante, el Consejo Consultivo de la Cofetel consideró conveniente que la Auditoría Superior de la Federación haga un replanteamiento de su dictamen sobre la licitación de un par de hilos de fibra oscura de la CFE.

FALTAN LICITACIONES

Sobre dicha licitación José Manuel Mercado, analista de Pyramid Research México, indicó que ésta no sólo fue adecuada, sino que se quedó corta y más hilos debieron ser concesionados.

Es precisamente este tipo de redes de telecomunicaciones las que situarán a México en el camino al desarrollo tecnológico. Las redes de fibra óptica son, al mismo tiempo, las redes que ofrecerán la capacidad para absorber la creciente demanda de velocidad y transmisión de paquetes de datos para los siguientes años , explicó.

Dio como referencia que al cierre del 2011, en México sólo 1% del total de accesos provenía de redes de fibra óptica, ya sea al hogar, al gobierno o corporativos.

Este porcentaje se encuentra muy por debajo de regiones como Asia, donde estos accesos representaron, en el 2011, 14 por ciento.

(Con información de Agencias)

cjescalona@eleconomista.com.mx