Las negociaciones laborales que llevan a cabo los sindicatos de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) y el de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) enfrentan una mayor tensión, ya que se se oponen a modificar el contenido de los contratos colectivos de trabajo para ajustarse por el impacto que trajo la pandemia en este año.

De acuerdo con el secretario general de ASPA, Rafael Díaz Covarrubias, los pilotos ya firmaron dos convenios -y están en la búsqueda de un tercero- para apoyar a la empresa y enfrentar el efecto negativo de la pandemia; sin embargo, “la administración de Grupo Aeroméxico pretende modificar de manera permanente los contratos colectivos de trabajo, situación que no es transitable para ASPA debido a que esto no abona a los esquemas de ahorro que pretende lograr la compañía”.

A principios de diciembre, se hizo público que Grupo Aeroméxico solicitó a la Corte de Nueva York recursos millonarios para un segmento de su personal administrativo; días después la aerolínea incumplió con un aumento salarial pactado con su planta de Aeroméxico Connect; todo esto mientras se mantenía una negociación en la que se pidió a los pilotos recortar sustancialmente los contratos colectivos de trabajo, entre otros conceptos.

“Con las aportaciones de los pilotos durante los próximos cinco años se paguen tres cuartas partes del préstamo del inversionista Apollo Global, lo cual es inverosímil, además de que Apollo solicitó un convenio por cuatro años y la aerolínea plantea un acuerdo por cinco; en suma, no sólo están pidiendo recortes económicos sino eliminar logros laborales alcanzados en los últimos 60 años”, señaló Díaz Covarrubias.

En ese sentido, expuso que ASPA se dio a la tarea de desarrollar una propuesta alineada -la cual está a votación de los pilotos hasta este 30 de diciembre- que cumple con las necesidades del inversionista; “se trata de un paquete temporal de ayuda con mejoras a la productividad y reducción de costos (20%) y si el proyecto se aprueba, se llevará, para su consideración, a la Corte encargada del Capítulo 11 de Grupo Aeroméxico”.

Levantan telefonistas mesa de negociación

Por su parte, el líder sindical de los Telefonistas, Francisco Hernández Juárez, declaró que se tomó la decisión de cambiar el esquema de negociación con Teléfonos de México, mismo que llevan desde septiembre, “porque la empresa argumenta que enfrenta problemas financieros, lo que suena más a chantaje, y considera que esa es una razón suficiente para incumplir con su responsabilidad del contrato colectivo de trabajo”.

Hernández Juárez expuso que en el fondo se pretende cambiar el esquema de jubilación que tienen los trabajadores en Telmex, pero “no lo vamos a permitir y vamos a luchar con todo lo que tenemos con sindicato para defender nuestros derechos, pero hemos decidido hacer una pausa el fin de año y retomarlo en el mes de enero con mayor fuerza”.

Añadió que se han hecho varias propuestas, “que permiten a la empresa mejorar su situación; pero por el contrario han incumplido”, ya que no ha cubierto las vacantes que se había comprometido a contratar.

Por ello, el Sindicato de Telefonistas canceló la mesa actual de negociaciones, y tomó por acuerdo en Asamblea hacer una prórroga para enero, “retirar de la mesa de negociaciones el tema del pasivo laboral, y no lo haremos hasta que la empresa no cumpla sus compromisos de carácter laboral. Además de colocar mantas en los centros de trabajo para dejar en claro la posición del sindicato”.

Las propuestas de los pilotos a Aeroméxico

ASPA trabaja en una propuesta alterna para mejorar las finanzas de Aeroméxico, la cual incluye:

  • Plan de Ahorro que representa un costo menor entre 22 y 25%
  • Salario congelado para todos los pilotos por cuatro años
  • No se harán ajustes salariales ni por inflación o antigüedad
  • No se aplicarían pagos extras para uniformes, maletas y otras prestaciones
  • Los viáticos no tendrán incrementos, ni ajustes por cuatro años
  • Esquema de retiros voluntarios para quienes deseen acogerse de manera voluntaria.

pilar.martinez@eleconomista.mx