El valor de las empresas de la construcción, en cifras desestacionalizadas, hiló en septiembre cuatro meses de crecimiento raquítico (luego del cierre de actividades de abril y mayo por la pandemia el Covid-19), al subir 0.2% respecto a agosto, lo que perfila una complicada recuperación en “L”, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

El personal ocupado total presentó un alza del 0.1%, las horas trabajadas bajaron el 0.8% y las remuneraciones medias reales disminuyeron el 0.6% en septiembre, con relación al mes anterior.

“La Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC) refleja una lenta recuperación del sector construcción debido a un menor gasto público y la cautela de parte del sector privado, al mantenerse elevada la incertidumbre, tanto interna como global”, refirió el Grupo Financiero BASE.

En su reporte mensual, precisó que, por subsector, la construcción de obras de ingeniería civil (relacionada con obra pública) sigue siendo la más rezagada, con una contracción anual del 28.4%, seguido de la edificación, con el menos 23.7%, y los trabajos especializados, con caída del 17.24 por ciento.

Por su parte, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez, dijo este lunes en un foro organizado por la Academia de Ingeniería México, que el 2020 ha sido un año preocupante y que junto con el turismo, son las dos actividades más afectadas por crisis sanitaria, aunque en su sector ya se arrastraba una mala situación que lleva a pensar que al cierre del año el PIB de la construcción se desplome el 15 por ciento.

“En septiembre la ENEC mostró un crecimiento incipiente del 0.2% en su variación anual, y una preocupante caída anualizada del 25.9 por ciento. La perspectiva es complicada porque además porque no se ha agilizado la participación privada en muchos proyectos que está revisando por el gobierno”, comentó.

Del total de la producción generada por las empresas, por tipo de obra las relacionadas con edificación (que representan el 46%) cayeron por segundo mes consecutivo en su variación mensual, ahora el 0.6%, las de transporte y urbanización (que aportan el 23% se redujo el 2.2% luego de haber sumado cuatro meses sin baja, mientras que el segmento de otras construcciones (que tiene una participación del 13%), aumentó el 3.2 por ciento.

Para BASE, el “mayor relajamiento” de las restricciones sanitarias durante septiembre no ha contribuido a que el sector privado muestre un mayor dinamismo en el sector, lo que podría ser reflejo de la cautela para invertir.

Para el presidente de la CMIC es urgente revisar a detalle por qué no se ha ejercido este año el presupuesto destinado a infraestructura. De acuerdo con sus análisis únicamente hay un avance del 21%, hasta septiembre, y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) es la que mejores números reporta: un avance del 86% de sus 30,778 millones de pesos. En cambio Pemex, con un presupuesto aprobado de 235,669 millones de pesos, únicamente ha ejercido este año el 0.8 por ciento.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx