La Sala de la Cámara de Diputados de Chile despachó a Ley el Presupuesto del 2022, el acuerdo alcanzado entre el gobierno y los senadores y, que contempla una reducción histórica del gasto público. En una sesión de menos de 30 minutos, la Sala de la Corporación refrendó por 79 votos a favor y 3 en contra el alcanzado en la Cámara Alta hace dos semanas.

De esta manera, el Gobierno que asuma el 11 de marzo del próximo año deberá gestionar un erario que contempla una caída total del gasto de 22.5% respecto a la ejecución proyectada para el ejercicio actual, pero es 3.5% mayor a lo aprobado por el Congreso para el período actual.

La aprobación supone un triunfo para el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, al tramitar uno de los erarios más complejos desde el retorno a la democracia y que deja atrás el histórico impulso fiscal implementado en 2020 y 2021 para enfrentar la emergencia sanitaria.

"Esta es una muy buena noticia porque este Presupuesto nos va a permitir reactivar nuevamente la economía porque trae mucha inversión pública. También trae una serie de fondos que tienen que ver con PYME, con empleo y fondos que están relacionados con seguir trabajando en la pandemia ", afirmó.

En el Senado, las partes alcanzaron un consenso en uno de los temas más controvertidos del erario: la partida del Ministerio del Interior, en específico las platas para los nuevos gobernadores regionales, al aumentar en $ 50,000 millones (61,607 millones de dólares) los recursos de saldos de caja que podrán disponer de las autoridades regionales.

Se incluyeron otros requerimientos, como la incorporación de recursos del FAR para la conectividad física, proyectos de electromovilidad y para la conectividad digital, además del incremento en casi $ 2,000 millones (2, 464 millones de dólares) de los recursos para el nuevo Servicio de Migraciones.

En la partida del Tesoro Público, se acordaron recursos para el Instituto de Derechos Humanos (INDH) y el "bono cultura" para los artistas y trabajadores del sector.

En Salud, se aumentaron en $ 120,000 millones (147, 857 millones de dólares) los recursos para la resolución de las listas de espera, más fondos para gastos en personal de la Agencia Nacional del Cáncer e incrementarán el fondo para el per cápita para la salud primaria.

Otro punto disputado entre las partes era Vivienda, donde se aprobó, incorporó los municipios para que puedan aplicar subsidios en el Minvu. En Educación se acordó crear un nuevo fondo para apoyar a los Servicios Locales de Educación, la postergación de los aranceles regulados para las instituciones de la educación superior al 2023.

También, se visaron recursos para fondos concursales a escuelas rurales con alta tasa de estudiantes indígenas, la extensión del beneficio de transporte escolar parvulario a escuelas rurales.

Mientras que en Culturas y las Artes se acordó crear un fondo por 20 millones de dólares para colaboradores del rubro. El acuerdo también incluyó la creación, en 2022, de un Registro Público de Beneficiarios Finales de las Empresas, tanto privadas como estata