El juez Sergio Moro, quien lleva desde Paraná juicios relacionados con la operación Lava Jato, que investiga casos de corrupción en Petrobras, condenó a prisión a la cúpula ejecutiva de la compañía Mendes Júnior por corrupción, asociación delictiva y lavado de dinero en los contratos firmados con la petrolera estatal.

Sergio Mendes Cunha, ex vicepresidente de la empresa constructora, fue condenado a 19 años y cuatro meses de prisión; el ex director de Petróleo y Gas, Rogério Cunha Mendes, recibió condena de 17 años y cuatro meses de prisión por los mismos delitos. El ejecutivo que le antecedió en el cargo, Elisio Vilaça Alberto Gomes, recibió 10 años de prisión. Angelo Alves Mendes, accionista de Mendes Júnior y vicepresidente corporativo, y José Humberto Resende Cruvinel fueron absueltos por falta de pruebas.

Según la denuncia, Mendes Júnior y Consorcio CMMS simularon contratos de prestación de servicios con empresas controladas por Alberto Youssef, Empreiteira Rigidez e GFD Investimentos, transfiriéndole los activos producto del crimen y ajustes de la operación fraudulenta. (...) El dinero obtenido y lavado se pasó luego a la Dirección de Abastecimiento, encabezada por Paulo Roberto Costa . Youssef y Costa fueron los primeros ejecutivos de Petrobras incriminados por la operación Lava Jato, revelada en el 2014 por las autoridades judiciales y en la que están implicados además políticos y empresarios. Se calcula que Lava Jato ha costado más de 2,000 millones de dólares a la petrolera estatal.

De acuerdo con las investigaciones, ejecutivos de Petrobras asignaban contratos a sobreprecio a un cartel formado por distintas compañías logísticas y constructoras, a cambio de sobornos para directores de la estatal, políticos en funciones y sus partidos.