El desarrollo de las aplicaciones digitales de transporte no ha sido fácil en Colombia. La negación de los taxistas a estas plataformas y la falta de regulación han hecho que su avance sea lento. A esto se suma un nuevo capítulo que afecta, en esta ocasión, a Uber, pues la Superintendencia de Transporte (Supertransporte) informó que puso una multa correspondiente a 414 millones de pesos (125,000 dólares) a la empresa, por incumplir la orden de no promover ni promocionar servicios no autorizados.

El caso se remonta al 2016, cuando la Supertransporte emitió una resolución con el objetivo de “garantizar el efectivo cumplimiento de las normas que regulan la prestación del servicio público de transporte terrestre automotor”, en la que conminó a Uber a cesar la facilitación y promoción de prestación de servicio de transporte no autorizadas a través de voceros, terceros, o medios publicitarios.

Ese año la entidad comunicó a Uber que, de continuar con esta falta, impondría una multa, lo que finalmente ocurrió.

“Se evidenció que Uber en los años correspondientes al 2017, 2018 y 2019 no acreditó cumplimiento a la orden impartida por la Supertransporte, que señaló específicamente que esa actividad debía cesar”, indica la nueva resolución de la entidad.

Presuntamente, la sociedad habría ejecutado actividades en las cuales facilita la prestación de servicios no autorizados, incluyendo publicidad, asesoría y afiliaciones de vehículos no homologados para transporte público, entre otros.

Ante esto, la empresa envió un comunicado en el que dice que “atendió oportunamente la solicitud de explicaciones emitida por la Supertransporte el día 6 de diciembre. La reciente decisión administrativa emitida por la superintendencia no está en firme. Uber Colombia SAS oportunamente presentará los recursos de ley”.