La Cofepris aseguró 40,315 litros de alcohol etílico y clausuró la distribuidora Alcoholes Mexicanos S.A de C.V , ubicada Jiutepec, Morelos, por infringir la Ley de regulación sanitaria, al no llevar un estricto control y registro de la producción y venta de ese insumo.

Destacó que con estas acciones, a través de operativos de vigilancia sanitaria que aplica en todo el país, busca reducir el desvío de alcohol etílico al mercado ilegal, que es donde se utiliza para adulterar bebidas, además de prevenir riesgos a la salud humana.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) advirtió que inspecciona las empresas alcoholeras del país, para verificar el cumplimiento del Acuerdo del Consejo de Salubridad General que establece medidas de control para la venta y producción del etanol.

En un comunicado, añadió que la clausura temporal de la empresa se aplicó, ya que los verificadores federales encontraron evidencias de que se vendía alcohol sin desnaturalizar al público en general, lo cual está prohibido por la regulación sanitaria.

La distribuidora morelense no mostró a los verificadores de la Cofepris los mecanismos de trazabilidad del alcohol etílico a los que está obligada, por lo que se procedió a la incautación del producto y se recopilaron datos de los clientes y proveedores para las inspecciones adicionales, señaló.

Recordó que el Acuerdo del Consejo de Salubridad General en materia de alcohol se publicó en el Diario Oficial de la Federal el 6 de enero y su objetivo es reducir el desvío de alcohol etílico al mercado ilegal, donde se utiliza para adulterar bebidas alcohólicas, y prevenir riesgos a la salud humana.

El Acuerdo precisa que si bien el etanol y el alcohol etílico se usan como materiales de curación por sus características antisépticas y germicidas, su poder adictivo y su toxicidad puede convertirlos en un riesgo a la salud, por lo que es indispensable regular el volumen y lugares de venta al público en general.

La Comisión reiteró que con estas nuevas disposiciones se refuerza la prohibición de la venta a granel al consumidor final de cualquier tipo de alcohol etílico, sea éste desnaturalizado o sin desnaturalizar, así como el metanol.

Aclaró que solamente podrá venderse, suministrarse, distribuirse, comercializarse o expenderse etanol pre-envasado y las cantidades establecidas en las normas oficiales de conformidad con lo establecido en el acuerdo emitido por el Consejo de Salubridad General.

La autoridad sanitaria observó que la venta en farmacias, boticas o droguerías de alcohol etílico desnaturalizado será exclusiva para el consumidor final sólo en presentaciones no mayores a un litro, en tanto que para uso de esta sustancia en las unidades de atención médica sólo podrá enajenarse o comercializarse en presentaciones mayores a un litro y no mayores a 20 litros.