Claro TV S.A. de C.V. es la empresa subsidiaria del grupo América Móvil que presentó una solicitud de ingreso al negocio de la televisión restringida ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) en 2018 y la decisión del órgano regulador que eventualmente avale o niegue esa petición a AMX está próxima a conocerse.

Fuentes consultadas por El Economista indican que la inversión prometida por el grupo sería de 6,000 millones de pesos, a cambio de conseguir la licencia para Claro TV.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones desveló en diciembre de 2018 que una empresa filial de AMX había presentado en esos días una solicitud para obtener una concesión para la prestación de servicios audiovisuales restringidos en el país, a través de un sistema de televisión de paga u otras plataformas digitales de distribución de contenidos.

El IFT informó entonces que la petición la había presentado una subsidiaria indirecta perteneciente al mismo grupo de interés económico de América Móvil y que tal compañía no era Telmex, telefónica regulada por las políticas asimétricas de preponderancia y con un ingreso al mercado de los contenidos audiovisuales expresamente vedado en su título de concesión de 1990.

Ahora, el regulador está cerca de resolver la solicitud. Esto, si además de las leyes federales de Telecomunicaciones y Radiodifusión y de Competencia Económica, también, para este caso en particular, debe observar la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, que impone un plazo de tres meses para la resolución de este tipo de peticiones y entonces sería a mediados de abril cuando la industria conocería la decisión del regulador y siempre que éste no haya solicitado información adicional a Claro TV que aplace su resolución, pero que termine por reforzar la argumentación de AMX en su intento de entrar a la TV de México por primera vez en su historia.

Esta es una de las razones por las que en el Registro Público de Concesiones del IFT no aparece –no aparecía hasta la publicación de este texto– un título de concesión asociado a Claro TV S.A. de C.V., pero sí algunos relacionados con otras empresas de AMX que recién consiguieron sus permisos o que están en proceso de renovación de los mismos, como son los casos de Claro Sat, que logró una autorización para la prestación de servicios satelitales en el país, y Aerocom, que busca ofrecer servicios de Internet en los aviones.

Claro TV es un operador de televisión restringida con reconocimiento masivo distintos mercados de Sudamérica, por ejemplo en Brasil, dice Juan Gnius, analista en Telracom, donde acumula el 48.5% del negocio local, equivalente a 8.4 millones de accesos y principalmente hogares. Claro TV también despacha en, cuando menos, otros 14 mercados de este hemisferio y atiende por cable, por satélite y por IPTV a sus usuarios, cuenta Gerardo Mantilla, especialista de Artifex Consulting. En América Latina, acompaña la consultora Dataxis, AMX tenía hasta octubre de 2018 el 19% del negocio de TV de paga, el primer lugar de toda la región. 

No sólo eso. Cuando se trata del canal satelital, Claro TV va a sus clientes a través de la flota de satélites Star One de AMX que ofrecen cobertura de servicios de televisión y datos desde Estados Unidos y México hasta la Patagonia, con posiciones orbitales en las bandas C, Ka y Ku y con vencimientos de concesión en 2022, 2027 y 2033. 

La competencia de América Móvil se ha cuestionado cuál es la subsidiaria indirecta que presentó una solicitud de habilitación de este tipo al IFT, como manera para identificar una parte de la estrategia que ese grupo seguirá en el país en lo que toca al despliegue de ofertas de video o televisión al consumidor final.

El IFT resolverá la petición de Claro TV en un momento histórico para el sector en que coinciden las revisiones y consultas públicas sobre la efectividad de las medidas de preponderancia impuestas a Telmex y Telcel en 2014 y en medio del aplazamiento de casi un año al proceso de separación funcional de Telmex, que conforme el nuevo calendario del regulador deberá ocurrir en el primer trimestre de 2020.

La determinación del IFT se dará además en medio de anuncios y planes de los competidores de Telmex/Telcel en materia de ventas de productos de video y televisión a través de distintas vías: por ejemplo, streaming, como es el caso de Movistar Play de Telefónica; por aire, como es la oferta de Ultra TV de Ultravisión, y cuando AT&T experimenta con la prestación de contenidos audiovisuales a través de sus redes móviles y todo también acompañado por el sí a la concentración Disney-Fox que obligó a la venta o liquidación de Fox Sports a esas compañías y de las que América Móvil podría ser uno de los candidatos naturales a comprar esos activos. 

Si el IFT autoriza a AMX la oferta de un producto de televisión/video, la empresa decidirá el medio de prestación de ese servicio, convergente o conjunto, agrega Juan Gnius, de Telracom: “AMX ofrece servicios de TV paga sobre diferentes infraestructuras y también cuenta con un OTT como Clarovideo. Cabe aclarar que las tendencias en el mercado de televisión de paga indican una oferta conjunta y convergente de servicios. Lo de convergente se entiende como incorporar servicios de video a sus servicios tradicionales y por oferta conjunta es la provisión del servicio por medio de cualquier infraestructura, sea fija, móvil, satelital, u OTT, la clave pasa porque el usuario tenga el contenido cuándo y cómo quiera”. 

Otra clave para Claro TV de América Móvil en su intención de vender video en el país, pasa por el hecho de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones deberá esclarecer si impone o no limitaciones a esta entidad para usar las redes de Telmex, el operador con la mayor red de fibra óptica instalada en México por sus más de 296,000 kilómetros de red, recuerda Gerardo Mantilla, de Artifex Consulting. 

Sandra Rodríguez, directora de Jurídica en Telecomunicaciones (Jentel), expone que el IFT no impondría limitaciones a Claro TV para usar la red de Telmex en un sentido de precaución que evite escenarios en que puedan generarse subsidios cruzados, porque eso ya lo impide la metodología de separación contable y entonces las eventuales limitaciones vendrían a frenar potenciales actos de concentración o imposición de barreras a otros competidores por parte de las filiales de AMX

Y en lo que toca al mercado objetivo, “en el caso de la TV por satélite, hemos visto que AT&T en México está vendiendo su participación en Sky, lo que hace pensar que ese servicio no ofrecerá crecimiento en el mediano y largo plazo. Una tendencia en el mercado es ofertar estos servicios a través de streaming para competir con Netflix, que ha ganado una importante participación en el mercado mexicano. Claro tiene su plataforma de streaming Claro Play, que opera Chile, por ejemplo, pero que se encuentra sujeta a la suscripción de los servicios de TV satelital o cable”, dice Gerardo Mantilla. 

En principio, añade Gerardo Mantilla, Claro TV S.A. de C.V. podría llegar a México con un producto similar a Claro Play que en el arranque de sus operaciones le evite el despliegue intensivo de inversiones en infraestructura satelital o de fibra óptica y “esto tiene la ventaja de que no requiere red propia o la red de Telmex, por lo que le sería así más fácil ganar la aprobación del IFT y utilizar el acceso a Internet que ofrezca cualquier otro operador de red en México”.