De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, el gobierno ha adquirido hasta el momento 100 vehículos para transporte de combustibles, mejor conocidos como pipas, para complementar el abasto nacional. Del total, 50 ya se encuentran en el país y el resto están por llegar provenientes de Estados Unidos, con lo que faltarían 571 pipas adquiridas, según lo anunciado por la Secretaría de Energía en enero pasado.

Los 50 vehículos que ya se encuentran circulando son de la marca Heil, fabricados en aluminio y cuentan con una capacidad de 43,000 litros cada uno. Estos 50 tractocamiones fueron adquiridos a empresas mexicanas: 25 a Scania Comercial de la marca Scania y 25 a Detroit Diesel Allison de México de marca Daimler.

El 5 de febrero concluyeron los trámites administrativos, de internación, placas y permisos para la movilización de las pipas. El 9 de febrero, una vez concluido el proceso de calibración por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Ciudad Juárez y Chihuahua, las primeras 50 unidades comenzaron el transporte de 2.1 millones de litros de combustible hacia las zonas afectadas por falta de abasto derivado del plan de combate al robo a ductos en el centro y el Bajío.

En los primeros días de esta semana, las unidades han arribado a Guadalajara con 1.1 millones de litros de combustible para distribuirlo en dicha zona, según Hacienda.

La secretaria de Energía, Rocío Nahle, dijo a finales del mes pasado a los diputados que Pemex había finalizado la compra de 671 pipas para el abasto de combustible, para sumarse a las 1,600 que ya opera la estatal y a 3,400 que operan privados en el país.

kgarci[email protected]