Coatzacoalcos. Veracruz tuvo especial importancia en esta jornada electoral porque además del presidente de la República y representantes del Congreso local y nacional, casi 6 millones de personas que conformaron el padrón electoral salieron a elegir al gobernador del estado. en una contienda que hasta el día de la elección no daba resultados claros en las encuestas a favor de alguno de los dos punteros: Cuitláhuac García, de la coalición Juntos Haremos Historia, y Miguel Ángel Yunes, de la coalición Por Veracruz. En la zona industrial y petrolera al sur de la entidad, un ambiente de incertidumbre ante la violencia y el desempleo que golpearon en los últimos meses dio el banderazo de salida a la contienda que, con algunos incidentes, concluyó en espera de mejores condiciones para la población.

Cuatro días antes del 1 de julio, un comando armado irrumpió para hurtar 2,800 boletas en resguardo, encendiendo las alertas sobre posibles disturbios mayores durante la jornada. De ahí que en las regiones de Las Choapas, Minatitlán y Cosoleacaque se activara el Operativo Coordinación Veracruz, con el patrullaje desde el viernes de comandos de la Marina, la Secretaría de la Defensa Nacional y la policía municipal. También desde el viernes y hasta el lunes se decretó ley seca en toda la región.

Sin embargo, sí hubo incidentes. A las 11 de la mañana sonaron disparos que después fueron identificados como cohetones lanzados desde un taxi frente al Palacio Municipal. Minutos después, dos hombres fueron levantados en la colonia Olmeca y forzados por siete hombres armados que huyeron a bordo de una camioneta blanca, sin ser encontrados hasta el cierre de esta edición hacia Las Barrillas, al norte de la región.

Las casillas especiales dieron también la nota, pues al menos dos terceras partes de los votantes no pudieron hacerlo. Las 2,250 boletas que se repartieron en sólo tres casillas, en el Hospital General, la terminal de autobuses y Plaza El Dorado se terminaron antes del mediodía, lo que provocó que a la 1 de la tarde un grupo de inconformes tomara la última de estas casillas hasta que agentes de la Marina resguardaron el lugar para reiniciar las actividades. Una hora después, otro grupo se manifestó frente a las oficinas del Organismo Público Local Electoral, en el centro de la ciudad, sin obtener respuestas de la autoridad electoral.

Los funcionarios con mayor visibilidad: el presidente municipal, Víctor Manuel Garza, y la candidata a senadora, Rocío Nahle, pidieron elecciones pacíficas al emitir sus respectivos votos. La expectativa de incidentes mayores durante los traslados de votos se mantuvo hasta después del cierre de casillas.

“Estén tranquilos”, dijo el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Cuitláhuac García, al presentar la primera encuesta de salida, que le dio el triunfo con 46.6% de las preferencias: “vamos a revisar los resultados”.

El empresariado local espera que la región del sur de Veracruz se convierta en la primera zona económica especial y que las promesas de campaña se cumplan para lograr recuperar los al menos 7,000 empleos que se han perdido en la región, donde los ciudadanos esperan dejar de percibir a Coatzacoalcos como la segunda ciudad más peligrosa del país.