La mexicana Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) completó las transacciones con CRH para la compra y venta de activos de cemento y concreto premezclado en Estados Unidos.

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), GCC expuso que adquirió la planta de cemento Trident, en Three Forks, Montana, con una capacidad de 315,000 toneladas métricas, por 107.5 millones de dólares.

En tanto, CRH compró la mayoría de las plantas de concreto premezclado y activos de transporte pertenecientes a la mexicana en Oklahoma y el noroeste de Arkansas, por un monto de 118.5 millones de dólares.

Cementos de Chihuahua detalló que continuará siendo propietario y operador de cuatro plantas de concreto premezclado en el área de Fort Smith, Arkansas, y poseerá un edificio de oficinas en Tulsa, Oklahoma, que arrendará a la irlandesa.

Asimismo, expuso que los montos de compra y venta han sido pagados en su totalidad, estando sujetos a ajustes finales de valuación de inventario, que se espera que se completen dentro de los siguientes 90 días.

La empresa prevé registrar una pérdida neta por operaciones discontinuadas de aproximadamente 35 millones de dólares después de impuestos, incluidos los ingresos y gastos hasta el cierre, así como la diferencia entre el valor en libros y el precio de venta.