La cancelación del proceso licitatorio de la Red Troncal, integrada en la reforma sectorial de telecomunicaciones del año 2013, viene definir las prioridades del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia de conectividad digital, pues se reafirma que el presidente se interesa más por una estatal de telecomunicaciones que ofrezca internet y telefonía sin espíritu lucrativo.

La decisión, comunicada en la noche del miércoles por la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), sin embargo, no aleja del todo las dudas sobre cómo empujará López Obrador la conectividad a más de 20 millones de mexicanos que todavía no disfrutan de una experiencia enriquecedora de internet y también para dispersar sus programas sociales con ayuda de las nuevas tecnologías, según especialistas.

El gobierno de López Obrador puso fin al proyecto de la Red Troncal como la concibió su antecesor Enrique Peña Nieto, para continuar en adelante con su propia propuesta denominada CFE Telecomunicaciones Internet Para Todos.

El proyecto de la Red Troncal se terminó de construir en el sexenio pasado, con la misión de proveer servicios mayoristas fijos de telecomunicaciones a partir de 25,000 kilómetros de cables de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad y de otros elementos de infraestructura, pero que serían administrados por Telecomunicaciones de México y un consorcio privado a través de un régimen de APP.

 

 

La conformación de CFE Telecomunicaciones Internet Para Todos desata más dudas sobre su futuro, dicen los expertos y funcionarios que trabajaron en la conformación de ese plan.

“Es una pena que un proyecto de mucho rigor termine siendo descartado por otro sin mayor argumento de peso, porque no queda claro cómo darán Internet con una red troncal, porque esas son, por definición, redes de transporte; necesitan última milla. Si comparo ambos proyectos… de un lado tenemos uno al que se le dedicaron dos años de estudios; en que se contrató al CIDE y que fue una idea que se fue consolidando a través de estudios y revisiones para asegurar que fuera viable y que atendiera las necesidades. Fue así que logramos meterlo en el Pacto por México y luego en la Constitución. No es un proyecto peñista, porque ni siquiera se inició en ese gobierno, pero que se heredó con la reforma constitucional”, dijo Mony de Swaan Addati, expresidente de Cofetel.

De momento, CFE Telecomunicaciones sólo ha anunciado su constitución el día 2 de agosto y ha anunciado a la parte ejecutiva de su consejo corporativo, pero no ha presentado su plan de acción de cara a la misión que tiene para ir con internet a las zonas desatendidas por los operadores privados.

“No queda claro cómo van a operar esta versión de CFE Telecomunicaciones Internet Para Todos; no hay información sobre cómo se va a enfocar, cómo va estar delimitada, cuánto recurso necesitará el proyecto, cómo va a operar eso de sin fines de lucro; a qué tarifa y cuánto tiempo se va a tardar en llegar a los objetivos. No hay certidumbre tampoco de ese proyecto, no hay una hoja de ruta bien trazada. Estamos en un momento donde se borró el proyecto de la Red Troncal, pues que se haya creado el CFE… no quiere decir que se haya creado el plan de cómo se va a ejecutar. Volvemos a cero, a la etapa de planeación”, dijo Jesús Romo, director de Telconomia.

También queda por conocer cómo la concesión que solicitó la CFE al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) no entrará en conflicto con la concesión mayorista que el mismo regulador ya entregó a Telecomunicaciones de México en enero de 2016 para la misma misión de conectar mexicanos.

Lo que se esclarece, opinaron los especialistas, es que el Ejecutivo puede llevar internet a los desconectados por distintas vías, no sólo a través de la Red Troncal, pues su obligación constitucional es habilitar la conectividad.

“Al Ejecutivo lo que toca hacer es un plan de conectividad que amplíe el acceso a las TICs. El Ejecutivo no tiene el mandato de hacer la red troncal con ese nombre. Él puede tomar en cuenta la Red Troncal, la Red Compartida y otros activos para su proyecto de conectividad y no tiene que desarrollar la Red Troncal como se decía en esa licitación. El Ejecutivo no se está yendo por la tangente del mandato, porque esta administración está generando (con CFE Telecomunicaciones Internet Para Todos) una propuesta de cómo cumplir lo que mandata la reforma, que dice que el Ejecutivo está a cargo de un plan de acceso para la población”, añadió Jesús Romo.

 

 

Para interesados en el proyecto de la Red Troncal, como es el caso del consorcio Plan-A, la cancelación de esa propuesta no cierra oportunidades de hacer negocio con la nueva propuesta del gobierno de López Obrador para los operadores.

“Hay una definición más clara sobre cuál es el proyecto y eso es positivo. Seguiremos interesados, porque habrá que ver qué oportunidades hay para poder participar. Si bien ya no hay una red que construir de ese modo, hay que ayudar en este proceso. Creemos todavía que el proyecto de CFE Telecomunicaciones, si se complementa, puede generar dinámicas interesantes con los concesionarios. Hasta no conocer la definición bien, es difícil decir si es positivo o negativo el plan de CFE Telecomunicaciones Internet Para Todos”, platicó José Luis Peralta, asesor del Plan-A que se interesó en la Red Troncal.

abr