Felipe Calderón, ex presidente de México, descargó contra la decisión de la armadora Ford Motor Company de cancelar la construcción de una nueva planta de ensamblado automotriz en San Luis Potosí y la consiguiente inversión de 1,600 millones de dólares y creación además de 2,800 empleos directos en ese estado.

En la crisis de 2009, las automotrices americanas Ford, GM y Chrysler estaban prácticamente quebradas. Sus inversiones en México las salvaron , recordó el político que ocupó la presidencia mexicana entre 2006 y 2012.

La armadora estadounidense canceló esta mañana una inversión anunciada en 2015 para construir una nueva planta en San Luis Potosí, estado en el que el gobierno local ya había considerado 1,027 millones de pesos que se destinarían al terreno donde se planeaba construir la nueva nave industrial de Ford.

Ford anunció, en cambio, que una parte de la inversión pensada para México se redirigiría a su planta de Michigan, a la que destinaría 700 millones de dólares para crear también 700 empleos.

El anuncio de la armadora provocó de inmediato el primer tropiezo de la moneda mexicana en 2017, luego que el peso cedió 1.5% en su categoría interbancaria ante el dólar al cerrar en 21.05 pesos, frente a los 20.73 pesos por dólar del lunes.

En un tuit posterior, el ex presidente cuestionó las estrategias de presión del presidente electo Donald Trump, que con supuestas presiones a las empresas de su país que operan o hacen negocios con México, frenarán realmente la inmigración ilegal.

Si Donald Trump presiona a las empresas y no invierten en México, ¿qué pueden hacer nuestros trabajadores? ¿Cree que eso reduce la inmigración?".