En el arranque de las negociaciones de la fijación del salario mínimo para 2021, la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) planteó mantener la política de recuperación salarial, implementada desde hace dos años, y considerar un aumento híbrido, esto es un porcentaje directo más una cantidad en pesos.

En entrevista el dirigente de la CROC, Isaías González Cuevas, afirmó que existen posibilidades, pese a la pandemia, de fijar un nivel salarial en 5% directo más una cantidad en pesos que de manera conjunta llevara a un incremento para 2021 de al menos 20 por ciento.

“La economía ha empezado recuperarse y lo vemos en los empleos; en el mes de agosto empezó una recuperación de las plazas de trabajo y poco a poco iremos mejorando, sabemos que son tiempos difíciles, pero mantener el poder adquisitivo de los trabajadores es fundamental para alentar el consumo”, detalló.

Con la propuesta que plantea la CROC, misma que se presentará en el seno del Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) que se instalará en sesión permanente desde este jueves, el salario pasaría de 123.22 pesos, a 143,38 pesos diarios.

Por su parte, representantes del sector patronal comentaron que la propuesta que se puso en la mesa de discusión está en el 4%; no obstante, reconocieron que el gobierno Federal mantendrá la política de recuperación salarial por lo que el ingreso mínimo para 2021 podría estar en 16 por ciento.

Instalación en sesión permanente

Este jueves el Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) se instaló en sesión permanente para acordar de manera unánime el monto de incremento de los salarios mínimos generales y profesionales del próximo año.

A la espera de las propuestas de los sectores, patronal y obrero, la Dirección Técnica del Consejo presentó un informe de las investigaciones que se llevaron a cabo a lo largo del año, sobre la situación económica general del país.

Cabe recordar que el 1 de enero de 2019 el salario mínimo pasó de 88.36 pesos a 102.68 pesos, mientras que en la Zona Libre de la Frontera Norte fue de 88.36 pesos a 176.72 pesos por día.

Un año después, el salario mínimo tuvo otro incremento del 20%, quedando en 123.22, mientras en la Zona Libre de la Frontera Norte quedó en 185.56 pesos diarios, lo que ha sacado a millones de personas de la pobreza laboral y ha disminuido la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Así, en dos años, se han dado pasos importantes para la recuperación del salario mínimo en un 32.9%.

Más protección al salario

En tanto, este jueves se instaló en sesión permanente el Consejo de Representantes de la Conasami para la fijación salarial del próximo año; el senador Martí Batres sostuvo un conversatorio para analizar la reforma a la Ley Federal del Trabajo, LFT, para proteger el salario mínimo.

Batres Guadarrama, señaló que desde hace dos años se dieron los aumentos más altos de los últimos 36 años, por lo que se hace indispensable llevar a cabo una reforma a la Ley Federal del Trabajo a favor del salario mínimo para que tengan un soporte legal y duradero que le dé estructura, permanencia y mayor fuerza; por lo que propuso una modificación al artículo 90 para que el aumento al salario mínimo nunca esté por debajo de la inflación.