Mientras se acerca la revisión de contratos petroleros vigentes en el país, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) continúa aprobando modificaciones a planes de evaluación como el de la canadiense Renaissance Oil, que aumentó en 41% la inversión para el campo terrestre Malva, así como las dimensiones de las asignaciones de Tampico Misantla, Puchut y Humapa, de Petróleos Mexicanos (Pemex), donde hay un contrato integral de exploración y producción (CIEP) con la mexicana Diavaz.

En la 43 sesión del órgano de gobierno del regulador, se aprobó la modificación al plan de evaluación con el que Renaissance Oil amplía un año estas actividades, pasando de una inversión de 9.169 a 12.939 millones de dólares al perforar un pozo exploratorio adicional en el bloque Malva que se adjudicó en la Ronda 1.3.

Con el fin de ampliar su información y llegar a un posible descubrimiento en este campo de 21.2 kilómetros cuadrados ubicado en Pichucalco, Chiapas, la canadiense perforará dos pozos y no sólo uno como contempló en su plan original el año pasado. El nuevo pozo, Malva 2, será perforado a una profundidad de entre 2,566 y 3,198 metros a partir del mes de agosto y los trabajos tendrán una duración de 90 días.

Renaissance se comprometió a realizar una reparación mayor en el pozo productor que le fue entregado dentro del área, con lo cual pretende pasar de una extacción actual de 176 a 1,000 barriles diarios en un año, detalló el regulador.

La semana pasada, las mexicanas Perseus y Grupo Diarqco, constituidas para la exploración y extracción de hidrocarburos en el país como Perseus Tajón y Mayacaste Oil and Gas, incrementaron conjuntamente en 73% las inversiones comprometidas en sus respectivos planes de evaluación de los bloques terrestres Tajón y Mayacaste, donde sumarán más de 60 millones de dólares para abril del 2019 en estos campos que también les fueron asignados dentro de la Ronda 1.3.

Asignación con CIEP

Por otra parte, la CNH aprobó también la modificación territorial de las asignaciones de Pemex Puchut y Humapa, en la provincia de Tampico Misantla, en la frontera entre Puebla y Veracruz, reduciendo la primera para otorgarle mayor profundidad exploratoria a la segunda, donde actualmente la estatal trabaja con un CIEP que arrancó en el 2014 con la mexicana Diavaz. Sin embargo, si llegara a migrar el CIEP a un contrato del nuevo régimen sólo podrá hacerlo con las dimensiones originales del contrato y no con la extensión añadida.

kgarcia@eleconomista.com.mx