La Comisión Federal de Electricidad (CFE) canceló la licitación para la construcción de la planta de ciclo combinado en Salamanca, Guanajuato, que con una capacidad de 836 megawatts y un costo aproximado de 600 millones de dólares, fue anunciado como el primer proyecto de nueva infraestructura de generación eléctrica de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La estatal informó a las empresas registradas en el micrositio de concursos del sistema electrónico de contrataciones de la estatal, respecto al concurso abierto internacional CFE-0036-CACOA-0012-2019 que “no existen las condiciones necesarias para continuar con el desarrollo del concurso abierto internacional (…) por lo que ha decidido cancelar el mismo, sin reponsabilidad alguna para la Comisión, dando por concluido el procedimiento de contratación”.

Lo anterior, derivado de la crisis y de los efectos dentro de la productividad y la economía mundial que ha generado la pandemia por Covid-19, así como para cumplir con la política de no endeudamiento del país a fin de optimizar los recursos económicos, explicó la empresa.

Y conforme a lo dispuesto en el numeral 1.9: “costo de preparación de ofertas de la sección 1 del Pliego de requisitos para el concurso, la cancelación no implica responsabilidad alguna para la CFE, la cual no será responsable por los costos asociados con la preparación de las ofertas de los concursantes, por lo que no existe obligación para otorgar compensación o indemnización alguna”, según la subdirección de Estructuración de Proyectos de la dirección corporativa de Ingeniería y Proyectos de Infraestructura de la CFE.

De acuerdo con el detalle técnico de la CFE para esta licitación, la central 347 CC Salamanca sería una planta termoeléctrica para generación mediante gas y recuperación para un segundo ciclo mediante vapor de agua con una capacidad neta garantizada de 836.79 megawatts (± 4%) a condición de diseño de Verano a 100% de su carga.

Estaría entonces conformada por dos turbogeneradores de gas, dos generadores de vapor por recuperación de calor, una turbina de vapor y un sistema de enfriamiento principal con aerocondensador, transformadores principales y auxiliares y todos los equipos necesarios para integrar una central de ciclo combinado, incluyendo también su sistema de transmisión; la central estará localizada en el municipio de Salamanca, en el estado de Guanajuato.

Hasta la última actualización del proceso licitatorio, la recepción de propuestas sería hasta el 20 de noviembre y el fallo estaba previsto para el 18 de diciembre de 2020. Aunque no fue publicado, el costo aproximado de esta planta, al ser uno de los seis proyectos anunciados por esta administración, tendría una participación presupuestaria aproximada de 25% de los 2,400 millones de dólares destinados a estos trabajos.

Y es que esta central forma parte del paquete de nuevas licitaciones aprobado por la Secretaría de Hacienda y el consejo de administración que tendrá un costo total de 2,400 millones de dólares para la instalación de 3,415 megawatts en seis centrales.

Además de esta central de ciclo combinado en Guanajuato, la dirección de la empresa anunció en septiembre pasado que se construirá otra central de la misma tecnología en San Luis Potosí, de 860 megawatts, y la tercera licitación será para un sistema aislado de generación mediante diésel en Baja California Sur, con una capacidad de 43 megawatts.

Además, los planes incluían el análisis para diseñar las licitaciones de una ciclo combinado en el centro del país, probablemente en Lerdo, Estado de México, con una capacidad de 642 megawatts, además de otra licitación para una central de ciclo combinado de 500 megawatts en San Luis Río Colorado, Guanajuato.

La última de estas plantas sería la ampliación de la central en Yucatán, Mérida IV, que mediante un ciclo combinado de 500 megawatts buscará resolver las problemáticas de suministro en la entidad, siempre y cuando exista disponibilidad de gas natural, para lo cual la estatal se comprometió a que en los próximos 12 meses se amplíen las necesidades que se elevan hasta 310 millones de pies cúbicos diarios en la región, ya sea con la ampliación del gasoducto de Engie, Mayakán, o negociaciones con Pemex y el Cenagas para llevar gas condensado.

kg