Las empresas extranjeras ya pueden participar en procesos de licitación pública en Brasil, con lo que el Gobierno de Jair Bolsonaro pretende incentivar la competitividad e incrementar la inversión extranjera en el país, informó el Ministerio de Economía.

La medida entró en vigor desde el 1 de octubre y hace parte de los esfuerzos del país para adherirse al Acuerdo de Contratación Pública de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Para ello, los interesados no necesitan de representante legal y solo requieren inscribirse de “manera sencilla y ágil” en el Sistema Único de Registro del Gobierno Federal (SICAF).

La representación legal en el país solo será exigida cuando se firme el contrato. De acuerdo con el Ministerio, además de poder participar en las licitaciones públicas nacionales, las compañías de otros países podrán acceder a los concursos del sistema de compras del Gobierno Federal (Compasnet)

Las compras realizadas a través de este sistema generan alrededor de 72,000 millones de reales por año (unos 13,090 millones de dólares). “Esta medida permitirá incrementar la inversión extranjera en el país, reduciendo barreras y mejorando la competencia en adquisiciones públicas, que pueden generar ahorros para el Gobierno”, señaló Cristiano Heckert, secretario de Gestión de la Secretaría Especial de Desburocratización, Gestión y Gobierno Digital del Ministerio.

La medida afectará al 99% de los procesos de contratación pública del Ejecutivo Federal, incluida las compras de bienes y servicios comunes, que actualmente se realizan a través del comercio electrónico.