Monterrey, NL. El sistema Suministro de Petrolíferos Altamira-Bajío (Supera), una red de terminales con la que Avant Energy importará y almacenará productos refinados de petróleo, amplió la inversión para la construcción de dos terminales, una en Altamira y otra en Querétaro de 200 millones de dólares a 260 millones de dólares, informó Luis Farías Martínez, director general de Avant Energy.

“Estimamos que tan sólo en Altamira la inversión alcanzará 200 millones de dólares, mientras que a la de Querétaro destinaremos otros 60 millones de dólares”, explicó durante la colocación de la primera piedra en el puerto de Altamira, Tamaulipas. Además de la inversión en activo fijo, dijo que se requiere de capital de trabajo para comprar e inventariar los petrolíferos, así como para dar crédito a los clientes, “este capital inicial ronda en 250 millones de dólares adicionales”, detalló Luis Farías.

Los combustibles y petróleo crudo que ingresen al país por la terminal de Altamira serán suministrados por Supera, para abastecer el consumo de las regiones del Bajío, Centro y Occidente del país.

“Inicialmente estamos considerando mantener cinco días de inventario estratégico. Este número irá creciendo conforme las obligaciones van aumentando de acuerdo con la política de almacenamiento emitida por la Secretaría de Energía”, explicó el directivo.

Eficiencia logística

En contexto, Avant Energy suscribió tres alianzas estratégicas, una con DPH para los terrenos y las autorizaciones portuarias en Altamira; la segunda con Savage Companies, para el manejo de las terminales, y la tercera con Kansas City Southern de México, quien fungirá como operador ferroviario y hará interconexiones en algunos tramos con Ferromex.

Se estima que cada día la terminal marítima de Altamira desplazará 100,000 barriles de combustible, lo que representa aproximadamente 8% del consumo promedio diario de México. Además, podrá manejar 30,000 barriles de petróleo crudo al día.

Las instalaciones estarán equipadas con un muelle que podrá recibir embarcaciones de gran calado, con capacidad para 500,000 barriles; adicionalmente contará con interconexión ferroviaria, patio de maniobras y un área de llenado, donde se podrá entregar diariamente un tren con 92 carros tanque. Para hacer posible la distribución con autotransporte, Altamira contará con área de carga y descarga de 12 posiciones para autotanques de doble contenedor.

Puso el ejemplo, de que en un solo barco ingresará a territorio nacional a través de Altamira el equivalente a ocho días del consumo promedio de combustibles de Guadalajara y su área metropolitana.

“La terminal marítima que aquí se construirá, como se ha mencionado, recibirá combustible vía buques y tendrá una capacidad de 1.2 millones de barriles, suficiente para reservar en dicha instalación un inventario de hasta 15 días de venta”, afirmó Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía. Además, propiciará la creación de más de 2,000 empleos directos e indirectos.

El funcionario mencionó que de manera simultánea, en el estado de Querétaro, será desarrollada otra terminal de almacenamiento y despacho que estará conectada a través de un operador ferroviario.

El sistema Supera, pretende abastecer además de esta entidad, los mercados de Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí y en fases subsecuentes expandirse hacia otras zonas del país, reveló el funcionario. Este proyecto, dijo, que se espera inicie operaciones el siguiente año, se suma a los 45 proyectos más anunciados para el desarrollo de infraestructura de depósito y distribución en otras partes del país, cuyas inversiones ascenderán a más de 2,600 millones de dólares.

[email protected]