Las autoridades de la ciudad francesa de Burdeos denegaron a Zara Francia la ampliación de una tienda debido a una investigación en curso sobre el posible recurso de Inditex, la empresa matriz de la marca, al trabajo forzado de los uigures en China, indicaron el lunes miembros de una comisión administrativa.

Zara Francia quería duplicar la superficie de una de sus tiendas en el centro de Burdeos para pasar de 1,098 m2 a 2,070 m2.

Pero el 9 de noviembre, la Comisión Departamental de Desarrollo Comercial (CDAC), encargada de examinar la solicitud, emitió un "dictamen desfavorable" al proyecto, con tres votos en contra, uno a favor y seis abstenciones.

Los tres miembros que vetaron el proyecto invocaron la existencia de una investigación judicial en curso sobre las sospechas de que los subcontratistas de Inditex utilizaban mano de obra forzada uigur en China.

"Es una decisión política que aceptamos. Queríamos dar una señal fuerte rechazando la expansión de los comercios que no tienen suficiente control sobre sus subcontratistas", dijo Alain Garnier, uno de los miembros de la comisión.

La investigación, abierta en junio por la unidad de crímenes contra la humanidad de la fiscalía antiterrorista francesa, se basa en una denuncia presentada en abril por la asociación anticorrupción Sherpa, el colectivo Ethique sur l'étiquette, el Instituto Uigur de Europa (IODE) y una mujer uigur que había estado internada en la provincia china de Xinjiang (noroeste).

Sandrine Jacotot, teniente de alcalde de Burdeos para el comercio, dijo que "ahora le corresponde a Zara recurrir esta decisión ante la comisión nacional de desarrollo comercial para explicar cómo la empresa respeta estos criterios".